Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Todas mis heridas
Kathleen Glasgow

Montena
Zona <20 El Templo#56 (febrero 2017)
Por Víctor Heranz
4.565 lecturas

A Charlie la dejaron tirada con las venas abiertas en canal, desangrándose sobre la nieve, frente a un hospital de Minnesota. Quiso morir para olvidarse del puto Frank, de su madre, de Ellis, de Mickey, del hombre del callejón, del olor de la calle y de todas las cicatrices que le recorren los brazos y los muslos. Solo quería escapar de sí misma. La culpa le quema por dentro y los recuerdos se materializan en surcos carmesíes a lo largo de su cuerpo.

Durante su estancia en el psiquiátrico, ha callado. Ahora que ha salido del centro, apenas habla. Su madre no la quiere de vuelta en casa, pero Mickey, su amigo de la adolescencia, le ofrece un refugio en Tucson, Arizona. La joven de tan solo diecisiete años conseguirá una habitación destartalada y un puesto de lavaplatos en una cafetería, donde conocerá a Riley, el guapísimo guitarrista que hace que el mundo se pare a su alrededor cada vez que sonríe. Aquel que podría aceptar todas sus heridas porque está tan destrozado como ella.

Pero el pozo es negro y volver a caer es demasiado fácil.

Todas mis heridas no es otra novela romántica donde el mensaje es que el amor eliminará todos los problemas de tu vida. Si has llegado aquí pensando eso es porque su portada y título te han engañado tanto como a mí. La historia de Charlie es dura de principio a fin: habla sin reparos de la autolesión. Durante sus cuatrocientas páginas serás testigo de su autodestrucción, un viaje sin frenos hacia la oscuridad.

Kathleen Glasgow se acerca a la vida real exponiendo cómo son de verdad las relaciones entre dos almas torturadas por la vida que tantas veces hemos leído: tóxicas y dolorosas. Cómo el amor no debería obligarnos a hacer cosas que no queremos porque, entonces, no es amor.

A pesar de su valentía y la buena caracterización de la protagonista, la novela posee un nudo algo desligado del resto de la obra. Su parte central se pierde en derroteros sobre la vida de Charlie sin profundizar en ninguno, añadiendo páginas y más páginas en las que se echa en falta la frescura y belleza de la prosa que la autora demuestra en ciertos pasajes del principio y el final.

Todas mis heridas es un libro duro sobre la autolesión, no apto para todo el mundo y en el que vemos cómo la autodestrucción de las personas arrastra, como un tornado, todo lo que hay a su alrededor.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
zooo en La lección de August (Wonder I): Estuvo bien....
Priscila Camargo en Las chicas malas no mueren: Un gran libro, simplemente me encantó....
alondra en El lado oscuro (Una vida oculta I): Me encantó el libro, creo que el final fue impactante, ese giro d...
izan en La lección de August (Wonder I): Está muy chulo :)...
Pn en El corredor del laberinto (El corredor del laberinto I): El único el único libro que me he terminado, jajajaja. ...
marcelino en La Declaración: Pues no sé si estará bien, pero promete mucho, gracias. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras