Último número
Entrevistas
Beatriz Esteban, autora de Presas, Las voces del lago y Donde no haya niebla.
Gemma Pasqual, autora de la trilogía Xenia y la bilogía Like.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

La última grulla de papel
Kerry Drewery

Bambú
Reseñas de novedades El Templo#78 (octubre 2020)
Por Raquel Periáñez
180 lecturas

«Nuestros recuerdos
acongojan el alma
cual hojas muertas»

Ichiro tiene casi dieciocho años cuando la bomba nuclear destroza su ciudad, Hiroshima. No ha dormido apenas la noche anterior por culpa de las sirenas que avisan de posibles ataques aéreos enemigos. Es su primer día libre en mucho tiempo y quiere pasarlo con su mejor amigo, Hiro, leyendo y tomando té. Y entonces llegan el destello, el dolor y la nada.

Cuando despierta, solo quedan ruinas a su alrededor. El hospital donde trabaja su madre ha sido completamente destruido. Su amigo está sepultado bajo los escombros, con quemaduras muy graves. Ambos consiguen llegar hasta la hermana de Hiro para ponerla a salvo, pero él no resiste las heridas. Ichiro promete cuidar de ella, pero esa promesa no será fácil de cumplir.

La Segunda Guerra Mundial es una fuente inagotable de novelas y películas; sin embargo, la mayoría de las occidentales se centran en la barbarie nazi y los supervivientes del Holocausto e ignoran la otra cara de la guerra. Tal vez sea porque, a pesar del tiempo transcurrido, los efectos de las bombas nucleares lanzadas en Hiroshima y Nagasaki no se conocen aún a fondo.

La autora explica en un pequeño prólogo el germen de esta historia, el miedo terrible en su niñez y adolescencia al desastre nuclear que parecía inminente e inevitable en la Guerra Fría. La última grulla de papel es un pequeño homenaje a todas las personas que soportaron aquella tragedia, el miedo, la pérdida y la desesperanza, y que todavía hoy viven con ello.

En apenas doscientas páginas se mezclan la prosa, el verso libre y el haiku, una forma poética de origen japonés que consiste en pequeños poemas de tres líneas. A través de una imagen tan simple y al mismo tiempo tan potente como una pequeña grulla de papel, la autora traza una historia sencilla pero sincera sobre la culpa, el perdón y el amor, e invita a no perder jamás la esperanza en las segundas oportunidades.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Biavina en Pregúntale a Alicia: Le puse ganas, llegué hasta la página 25, me aburrí y me fui....
team melangas en Sin corazón: Todavía no leí el libro, pero lo quiero. Me gusta mucho Alicia en...
sandra en El diario de Anne Frank: Me ha gustado mucho, es un tema muy triste pero es interesante ve...
MIO en La noche más oscura: Necesito urgente el por qué se llama así el libro, por favor....
Ana en El reino de los Tres Soles (El reino de las Tres Lunas II): Es muy aburrido. No encuentro la necesidad de hacer una se...
anastasia en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Tengo doce años y recomiendo mucho este libro. Era lectura obliga...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras