Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Unidos contra Drácula
Luis Pescetti

Loqueleo
Reseñas de novedades El Templo#63 (abril 2018)
Por Gabriela Portillo
1.405 lecturas

Alejaos como un pájaro que nos mira desde muy muy alto, y leed lo que se ve.

En algunos poemas serán onomatopeyas, como el sonido de una trompeta, o palabras que parecen inventadas, como T3clad*, pero que sin saber muy bien cómo podrás leer. Si no funciona, te damos un truco: lee en voz alta. Quizás, Tito tene tes años cobrará sentido.

También te lo puede explicar el recién nacido que, de tan pequeño que era, el médico afirmó que seguía sin nacer. Por suerte, la naturaleza le compensó con el don de la palabra. No le hizo falta el Método lógico que resuelve el aprendizaje del habla, según el cual deberíamos enseñar el abecedario a los niños formando frases con cada letra por separado.

No sabemos cómo aprendió a hablar el autor, pero está claro que a escribir lo hizo bien: logra transmitir lo que desea con los poemas, a la vez que deja abierta la interpretación al lector. De hecho, critica la falta de libertad en las escuelas y cómo esto, unido a la rutina, mata la creatividad.

Por eso, Pescetti juega con la forma y la sonoridad de las palabras, emplea el humor y la irreverencia y no se toma demasiado en serio a sí mismo. Un gran ejemplo es el poema «Acentó», en el que enfatiza la importancia de las palabras a través de tildes innecesarias, o el «Curriculum en tres colores». Tampoco escatima en figuras literarias como anáforas y paralelismos.

Destaca su capacidad para, incluso en tono desenfadado, tratar temas tan importantes y controvertidos como la conciencia social y el dinero, las relaciones familiares o la influencia de las nuevas tecnologías en la sociedad. Y, sobre todo, sorprende que se oriente al público en general pero muestre una especial camaradería con los adolescentes.

Su punto de vista de las inseguridades y experiencias propias en esta etapa conforma el fondo de la obra. Aún más, el poema que da nombre al libro, «Unidos contra Drácula», refleja cómo el enfrentarnos a nuestros miedos con gente querida alrededor nos da la fuerza que necesitamos, y quizá aquí esté la clave de toda lectura: afrontar las cuestiones universales que nos angustian con la sensación de que no estamos solos.

Hasta aquí podemos leer, así que si buscas una buena despedida echa un vistazo al final del libro: la encontrarás por duplicado.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número