Último número
Entrevistas
Gabriella Campbell, autora de El fin de los sueños y La noche del espectro.
África Vázquez, autora de las bilogías La ciudad de los ladrones y El club de los miércoles
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El verano irrespirable
Marion Brunet

Destino
Reseñas de novedades El Templo#79 (diciembre 2020)
Por Daniel Renedo
382 lecturas

Céline y Johanna son hermanas y, pese a sus dispares horizontes personales, siempre han estado unidas. Céline tiene dieciséis años y es la mayor; es guapa y sabe sacar provecho de ello, aunque su cabeza, a cada año que pasa, esté más hueca. Jo, con quince, es la pequeña (y a la vez la más madura de las dos). Con un ojo de cada color, desde bien niña fue demasiado extraña para pasar desapercibida en el Mediodía francés, pero ha logrado sacar partido de la invisibilidad que su aciaga rareza le ha conferido. Juntas llevan años luchando, cada verano, contra el aburrimiento, para el que todo vale, incluso jugar a ahogarse para sentir como si se muriese.

Los progenitores de ambas acaban de descubrir que Céline está embarazada, pero la chica se niega en rotundo a revelar la identidad del padre. Manuel, el padre, albañil de profesión y nieto de extranjero (español), sospecha de Saïd, vecino también extranjero y amigo de las chicas de toda la vida (a las que saca dos y tres años). Pero lo que Manuel en verdad odia —más incluso que ser un «sintierra»— es que el embarazo de Céline confirme lo que sospechaba: que él no es quien escribe las reglas del juego de la vida.

Las andanzas de la francesa Marion Brunet por nuestro panorama narrativo dan comienzo con este verano irrespirable, una novela negra —que no propiamente policiaca (ni tampoco thriller) pues la resolución del crimen no es su núcleo— a la par que de crítica social. Para ella, Brunet decide hacer uso de un pequeño pueblo del sur de Francia como escenario principal, en muchos aspectos no muy diferente al de Estados Unidos: hermético, sórdido y bilioso. Quizá por ello y también por la falta de reparo en los temas que se tratan —la violencia doméstica, el odio racial, el deseo sexual adulto y adolescente…—, podemos afirmar que El verano irrespirable no es una novela juvenil al uso.

Las perspectivas de los distintos personajes vienen y van, y la acción no siempre ocurre en el presente, pues el tiempo que se sucede es muchas veces el de la memoria. Brunet nos sumerge violentamente en la mente de todos ellos. En consecuencia, a través del uso del estilo indirecto libre, los pensamientos de los personajes inundan la (ya por sí sola exquisita) narración en tercera persona que, cuando esto no ocurre, se mantiene objetiva.

Pero no habrá resolución, ni justicia; solo resquicios por los que se cuelen atisbos de verdad y alguna que otra respuesta confesada, únicamente, al lector.

En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
vale en El violín negro: nos super encanto la reseña por la intriga que te deja.y nos enca...
ALBERTO VALDIVIA PORTUGAL en El retrato de Dorian Gray: El Retrato de Dorian Gray, lo he leído varias veces en diferentes...
Eilin Ramos en Dare me: Fue bonito mientras nadie murió: Me gustaría leer el libro entero :(...
Gaby en Memorias de un amigo imaginario: Realmente disfruté leer este libro. Me llamó la atención en una f...
gabriela en El chico de la flecha: Para mí el libro es muy aburrido, no tiene nada de interesante, p...
Juani Soriano en Capitán Calzoncillos: Es un libro que me encanta por lo creativas que son las cosas. :)...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número