Último número
Entrevistas
Romina Garber, autora de Lobizona y la saga Zodíaco.
Tessa Gratton, autora de Blood Magic y Lady Hotspur.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

El viejo y el mar
Ernest Hemingway

Debolsillo
#PostureoClásicos El Templo#80 (febrero 2021)
Por Elena Romero
1.400 lecturas

La Habana, Cuba. Santiago, al que todos por la zona se refieren como El viejo, es un pescador que lleva ochenta y cuatro días sin pescar. Es motivo de burlas y cuchicheos allá donde va, pero los vecinos también se muestran algo temerosos. De hecho, los padres de Manolín, el niño que lo ayudaba a pescar, le han prohibido volver a montarse en su embarcación, no vaya a ser que se contamine de mala suerte. Aun así, el joven lo cuida y en ocasiones hasta se sacrifica por él; se trata de su maestro, al fin y al cabo. 

 
Al amanecer del día ochenta y cinco, Santiago se lanza al mar completamente solo, dispuesto a acabar con su mala racha. 
 
Publicada en 1952, El viejo y el mar es probablemente la obra más célebre de Ernest Hemingway, una de las grandes figuras literarias del siglo XX. A pesar de la estructura sencilla, el lenguaje claro y la brevedad de la novela, el autor reflexiona acerca de algunas de nuestras inquietudes más universales, como la soledad, la lealtad o la muerte. 
 
Hemingway explora estos temas a través de su personaje protagonista, a quien acompaña durante los tres días que dura su travesía en altamar. Aunque no lo reconocería en voz alta, El viejo se siente derrotado y vulnerable, a expensas de lo que el mar tenga reservado para él. Además, echa de menos a Manolín, su joven ayudante. Por eso recurre a sus recuerdos… Rememora su juventud, los lugares que visitó, las costas que bordeó en su barco y, sobre todo, cómo era la vida junto a su difunta esposa. 
 
Con un final abierto a la interpretación del lector, aunque satisfactorio, Ernest Hemingway cierra esta obra que narra la búsqueda de nuestras metas, búsqueda que en ocasiones nos lleva a nuestros límites físicos o mentales. La soledad de Santiago en el mar no es más que la representación de cómo a la hora de la verdad estamos solos en nuestra lucha, y de lo importante que es, en esos casos, mantenernos firmes para que nuestra determinación no se venga abajo
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Isma en Las verdaderas confesiones de Charlotte Doyle: Yo lo leí solo porque lo mandaron en el instituto, pero la verda...
Nadie importante en Marina: Carlos Ruiz Zafón hizo muy buen trabajo con este libro, rebosado...
Aroha en El ponche de los deseos: Es un poco aburrido, pero si le pillas el truco, te va gustando m...
Bruno en El reino de los Tres Soles (El reino de las Tres Lunas II): A mí, al principio me estaba aburriendo, pero con el tiempo me e...
la loca es perfecta en El señor de las moscas: Muy buena reseña. ...
xd en Las máscaras de Omega (Luna y los Incorpóreos I): No me gusta nada este libro....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número