Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Las vírgenes suicidas
Jeffrey Eugenides

Anagrama
¿Solo para adultos? El Templo#52 (junio 2016)
Por Víctor Heranz
3.322 lecturas

Años 70 en Estados Unidos, un barrio residencial. Las hermanas Lisbon eran cinco ángeles caídos del cielo. Rubias y hermosas, todas ellas tenían algo especial. Al menos, para todos los adolescentes del barrio, enamorados de las chicas y de su misterio. Sus conservadores padres las tenían prácticamente encerradas en casa, alejadas de todos los chicos. Quizá, fue por eso.

Cuando Cecilia, la más joven, intentó suicidarse, las cinco hermanas fueron encerradas a cal y canto por su madre en una casa que se convirtió en su tumba. Un año después, todas habían acabado con sus vidas. El gas metano de un coche, somníferos, la cabeza dentro del horno o un salto por la ventana.

Sus vidas dejaron una casa vacía, un matrimonio que se rompería años después y un grupo de adolescentes que nunca pudieron olvidarlas y que solo se hacían una pregunta: ¿por qué?

Llevada al cine por Sofía Coppola, Las vírgenes suicidas es un retrato del ansia de libertad de los adolescentes frente al conservadurismo de los adultos. Eugenides escribe con una prosa que encierra un gran lirismo en un tema tan árido como este, pero sin alejarse de la adolescencia, del sexo y de la sencillez del día a día. A través de un estilo que podría definirse como prosa poética de andar por casa, el autor regala al lector momentos mágicos, melodías de rock y una perspectiva distinta de la adolescencia en la literatura adulta, sin prejuicios.

El suicidio es uno de los grandes tabúes de nuestra sociedad. La muerte prematura, otro. El autor estadounidense une ambos en una novela que aborda la impronta que deja una persona tras su muerte. Esta está narrada por un coro de hombres maduros que no han logrado olvidar a las hermanas, recuerdan sus años de juventud y, muchos años después, siguen buscando el porqué. Este narrador colectivo es una auténtica maravilla y realmente logra que el lector se sienta uno más y descubra cómo eran las chicas poco a poco y a través de rumores que se sustentan sobre una brutal crítica a la agobiante clase media hipócrita de la época.

Con unos personajes que tardarán mucho en abandonarte, Las vírgenes suicidas es un libro que ahoga y llena a partes iguales. Una historia dura, desconcertante y sin casi respuestas. Como la adolescencia. 

¿Qué opinan nuestros lectores?
Marisol
2016-09-30 08:27:30
Una atmósfera asfixiante y una trama dura, difícil. Vi la película antes de leer el libro y desde luego la adaptación fue excelente. No me puedo imaginar lo que tuvieron que sufrir esas hermanas encerradas y vigiladas por esa madre más estricta que la señorita Rottenmeier...
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Sir Peryc en Las crónicas de Narnia: Me parece vergonzoso hablar en estos libros de machismo o racismo...
noelia en El quinto mago: Me encantó, es el mejor libro que he leido en mi vida....
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras