Último número
Entrevistas
Begoña Oro, autora de Tú tan cáncer y yo tan virgo, Pomelo y limón Croquetas y wasaps.
Victoria Schwab, autora de la saga Villanos, La ciudad de los fantasmas o Los monstruos de Verity .
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Vlad, el peor vampiro del mundo
Anna Wilson

Edelvives
¿Solo para niños? El Templo#69 (abril 2019)
Por Nuria Dam
396 lecturas
Vlad es un vampiro de ocho años tan normal como cualquier otro. Vale, es cierto que odia el sabor de la sangre y que durante el día, en lugar de dormir, lee libros sobre un colegio de niños humanos, pero… ¿tan malo es eso?
 
A los padres de Vlad, un par de vampiros la mar de tradicionales, no solo les parece malo, sino también digno de castigo. Le dan un ultimátum: o aprende a transformarse en murciélago antes de que amanezca o lo mandarán al peor rincón de su mansión, la Torre Negra.
 
Las horas pasan y Vlad, aterrado al ver que sigue sin ser capaz de cambiar de forma, decide escaparse de casa. Logra llegar hasta el pueblo y de repente está frente a un colegio igual que el de esas historias que tanto le gustan. Quizás ir a la escuela no sea tan perfecto como siempre había soñado… pero también es posible que los humanos no sean tan malos como sus padres los pintaban.
 
Los vampiros son personajes muy recurrentes en la literatura infantil y juvenil. Justo por ello resulta refrescante leer una historia que los trate de una forma tan distinta como Vlad, el peor vampiro del mundo: el pequeño Vlad es torpe, tímido y vergonzoso, y no se trata de que reniegue por completo de su identidad vampírica… es que, simplemente, no se le da bien. En un principio puede parecer que cae en el arquetipo del inadaptado con problemas, pero, conforme las páginas pasan, descubrimos que también tiene un don para contar historias y disfruta de ser el centro de atención. Minxie, la chica que se convierte en su mejor amiga, también merece mención aparte: sabemos que su padre se fue de casa y que es su madre quien trabaja y los mantiene sola a ella y sus hermanos.
 
Aunque el mensaje de aceptación que impregna la obra pueda sonar manido o simple, su enfoque marca la diferencia: ser distinto no te quita el derecho a ser lo que eres. Eso es algo que todos, niños y mayores, deberíamos aprender.
¿Qué opinan nuestros lectores?
liki peiper
2019-08-23 22:43:33
Super buena esta historia.
En El Templo nos gustaría saber qué te pareció este libro
Nombre
E-mail
Tags permitidos [b]Negrita[/b] [i]Cursiva[/i] [u]Subrayado[/u] [del]Tachado[/del] [q]Cita[/q] [spoiler]Texto[/spoiler]
Tu comentario

El Templo de las Mil Puertas no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus lectores.
Los spoilers deberán estar indicados en los comentarios en consideración a aquellos lectores que no hayan leído el libro.
¿Qué dicen nuestros lectores?
Ankarad.89 en Con amor, Simon: Me parece un libro distinto, que muestra una realidad que a mucha...
zixu en La calle Andersen: Es un libro muy aburrido, es mejor que no lo leáis, es para perde...
Mokashiya en La Emperatriz de los Etéreos: Para mí, Laura Gallego está en un pedestal y compro sus libros si...
Juan en Tokio en el corazón: Excelente libro juvenil. Muy construtivo. ...
Lorena del Mar en Enciclopedia de las cosas que nunca existieron: Saludos... Para quienes estén en Medellín, el libro esta disponib...
UwU 8C en Un monstruo viene a verme: ¡Horrible!...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras