El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Concha López Narváez, autora de El silencio del asesino.
Kiera Cass, autora de La Selección y La Sirena.
Leer más...

RESEÑAS

¿Ya soy normal? (El club de las solteronas I) Holly BourneEl despertar de Cervantes Vicente Muñoz PuellesLa llave de bronce (Magisterium III) Holly Black, Cassandra ClareNemo: El chico sin nombre (primera parte de la saga) Davide MorosinottoEl mar de la Tranquilidad Josep SampereLas aventuras de Tom Sawyer Mark Twain
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 ENTREVISTA 

Andrea Ferrari

El Templo #11 (agosto 2009) por Sandman


Andrea Ferrari sólo lleva siete años como escritora profesional pero le han dado para mucho: escribir nueve novelas, una de ellas seleccionada por la Bi­blioteca Internacional de la Juventud de Munich en su prestigioso catálogo Whi­te Ravens, ganar premios tan importantes como El Barco de Vapor y el Jaén, ser traducida a otros idiomas (como el coreano) y todo ello sin perder la simpatía que caracteriza a esta autora porteña.

Usted empezó como periodista y después se convirtió en escritora. ¿A la hora de escribir le ha influido? Es decir, ¿se documenta de la misma manera para un artículo que para una novela?

Creo que mi experiencia en el pe­riodismo me influye en más de una forma. Para empezar en la elección de los temas: sigo te­niendo una mira­da de periodista y muchas de las ideas que después desarrollo en la ficción salen de alguna noticia. También uso he­rramientas perio­dísticas para do­cumentarme. No siempre lo hago, pero cuando sien­to que el tema lo necesita (o que yo lo necesito para abordar ese tema), in­vestigo y realizo entrevistas en busca de información. Por dar un ejemplo: en El diamante oscuro, la protagonista tiene padres sordos, que se comunican a través de la lengua de señas. Entonces antes de escribirlo entrevisté a hijos de sordos, leí bastante sobre la lengua de señas e incluso fui a una clase donde la enseñaban. Es una forma de trabajar que me resulta intere­sante y que me aporta muchos detalles e ideas para volcar después en la ficción.

Usted se hizo conocida (al menos en España) cuan­do ganó el premio Barco de Vapor con (si no nos equivo­camos) su primera novela: El complot de Las Flores. ¿Qué supuso ese premio para usted? ¿Era esa novela la pri­mera o había escri­to (aunque fueran inacabadas) otras obras anteriormen­te?

Supuso un cambio enorme. Hasta ese momento yo trabajaba full time como pe­riodista y escribía ficción en ratos libres. Había publicado un libro de cuentos (Las ideas de Lía) y tenía la primera versión de una novela (la que después, totalmente re­escrita, se convirtió en Café solo). Ganar un premio tan importante como el Barco de Vapor me abrió infinitas posibilidades. Decidí poner el periodismo en un segundo plano, dejé el cargo que tenía en el dia­rio y desde ese momento me dedico a la literatura. Fue una decisión difícil, ya que implicaba un cambio de vida total. De tra­bajar en una redacción ruidosa, llena de gente, corrida siempre por el tiempo, pasé a la calma total y soledad de mi estudio. Pero nunca me arrepentí.

El complot de las flores y Café solo tienen una temática similar que podría­mos denominar “embrollo-sentimental”, con mucha ternura, a diferencia de otras novelas suyas (como El camino de Sher­lock o El hombre que quería recordar) más serias, con temática de misterio e investigación, y con menos humor y ro­mance. ¿Podríamos decir que estamos ante dos líneas diferentes de su narrati­va?

No coincido del todo con esa carac­terización. Pienso que efectivamente El hombre que quería recordar y El camino de Sherlock tienen elementos en común, empezando porque ambos podrían incluir­se en el género policial. En cuanto al hu­mor, me parece que está en mayor o menor grado en todos mis libros. Y lo que los une a todos, creo, es el intento de retratar chicos y adolescentes reales, con su manera par­ticular de mi­rar el mundo, sus relaciones, sus miedos, sus amores, sus in­tereses. Creo que El complot de las flores incluye, igual que Aunque diga fresas, una temáti­ca más social, mientras que Café solo, como También las estatuas tienen miedo, se centran más en el desarro­llo del adoles­cente.

Volver arriba

¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

Carolina García Flor en El amor es demasiado complicado: Para mí es un libro excepcional y único. Me ha gustado muchí... Leer comentario

Alexa en Obsidian (Lux I): Nunca había dejado mi opinión sobre Obsidian en alguna parte. Asi... Leer comentario

Leire en Constable & Toop: Amo este libro, cada palabra que vas leyendo te intriga más y te ... Leer comentario

Arnau Fernández en Nadar o morir: Este libro ha sido fantástico, he tenido la oportunidad de conoce... Leer comentario

margot en Los instantes perfectos: Prefiero sagas como Hush hush o escritores como John Green. B... Leer comentario

yodoydfiydkyfou en La escuela de Atenas: Me ha parecido el libro más aburrido que he leído. ... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO