El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Iria G. Parente y Selene M. Pascual, autoras de Sueños de piedra y Rojo y oro
Morgan Matson, autora de Amy y Roger y Desde que te fuiste
Leer más...

RESEÑAS

El rey cuervo (The Raven Boys IV) Maggie StiefvaterLa pluma del grifo (El jinete del dragón II) Cornelia FunkeLa jaula del rey (La reina Roja III) Victoria AveyardSophie en los cielos de París Katherine RundellMiralejos Daniel Hernández ChambersLa noche de los judíos vivientes Igor Ostachowicz
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 ENTREVISTA 

Gonzalo Moure

El Templo #19 (diciembre 2010) por Nerea Marco


Gonzalo Moure es un escritor español de literatura infantil y juvenil cuyos libros han conseguido premios como el Gran Angular y el Ala Delta, ade­más de estar en la lista de honor del IBBY y haber sido finalista del Premio Nacional de Literatura. Su literatura, comprometida y realista, nos hace viajar más allá de las fronteras, a países poco conocidos como el Sáhara o Tuva. Defensor de causas como la libertad del Sáhara, hemos podido hablar con el escritor y entrevistarle para nuestra revista.

Empecemos por una pregunta sencilla: ¿Qué te sale mejor, la tortilla de pata­tas o una novela? Lo decimos por ese comentario que te hizo tu madre sobre uno de tus primeros escritos: “Me has hecho sentir el sabor de la tortilla de patata”. ¿La literatura debe transmitirnos sen­saciones reales, olores, sabores, ponernos la piel de gallina?

¡Sin duda una novela! Y precisamente por lo que me dijo mi madre, o más bien lo que me enseñó: si hago una tortilla y la patata me queda dura, o el huevo desligado, el que la come no puede hacer nada, por más que se esfuerce: la patata seguirá estando dura. Lo que me quería mostrar mi madre era un camino: no pongas los adjetivos, no le “ordenes” al lector lo que debe sentir, deja que sea él quien ponga los adjetivos, las sensaciones, comparte con él el cuento o el libro. Los autores que se empeñan en decirme lo que debo sentir cuando leo sus escritos, o sinto­nizan a la perfección conmigo (que también puede suceder, y de hecho sucede), o nuestra química no funciona. En mi micronovela (está dentro de El Remoto Decimal), es mu­cho más importante todo lo que siente e imagina el lec­tor que el breve guión que yo le doy: “La gacela pensó que el tigre era hermoso, un segundo antes”. Y si le qui­to los dos artículos determi­nados, aún es mucho más lo que debe poner el lector de su parte: “Gacela pensó que Tigre era hermoso, un se­gundo antes”.

En fin, no es tanto que la literatura nos deba transmitir emociones, sensaciones, olores o sabores, como que tiene que ser capaz de hacer que nosotros mismos ge­neremos todo eso.

En el texto que te presenta antes de tu relato en el libro 21 relatos por la educación, dice que eres muy amigo de Carlo Frabetti y Ricardo Gómez. En sus respectivos textos, también se nombra esta amistad entre vosotros. ¿Qué es lo que puede unir tanto a tres escritores, además de la literatura?

Precisamente, esa concepción de la literatura, que es, además, la más mo­derna posible: cada vez más, la literatu­ra se está alejando del puro entretenimiento, porque la diversión está siendo monopolizada por la electrónica. Es más: ya no hay gran­des pensadores (si uno echa un vistazo se da cuenta de que estamos huérfanos de ideas), porque los cerebros privile­giados son inmediatamente integrados en la gran industria de la diversión y el entretenimiento. La literatura tiene que llevar la batalla a su terreno, igual que el guerrillero la lleva al bosque o el des­filadero, y no a campo abierto. Y nues­tro terreno es el de las ideas y la emo­ción, las emociones, donde la industria del entretenimiento seguro que pierde. Y mira que Carlo es distinto, no hay en él una gota de sentimentalismo, es un apa­sionado de la lógica, aplicada incluso al pensamiento cotidiano. Nuestra concep­ción arquitectónica es muy distinta, pero el fin es el mismo: que sea el lector el que piense, el que haga la novela suya. Carlo, Ricardo y yo, hemos coincidido en nuestra concepción de la literatura, y por tanto de la vida, no traíamos una amis­tad anterior que hemos concretado en la literatura y, después en la vida. Sin duda, hay muchos más autores que comparten nuestro punto de vista y nuestro posicio­namiento, pero ha sido el azar el que ha hecho que coincidiéramos precisamente nosotros tres.

Volver arriba

¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

Paulaa en La feria de la noche eterna: Qué chuli.... Leer comentario

secreto en La noche más oscura: Este libro fue una completa decepción para mí. El título llam... Leer comentario

victor en Quantic Love: Es un libro emocionante, pero a la vez aburrido.... Leer comentario

Diego en Maus: Una historia que engancha, muy buena historia gráfica. Coges cari... Leer comentario

May López en Valkiria: Yo me lo he terminado esta misma mañana. Sinceramente, me ha gust... Leer comentario

Carlota en La jaula del rey (La reina Roja III): Este es el libro que más nervios me ha hecho tener durante TODA l... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO