Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Entrevista a...

Kerstin Gier

El Templo #24 (octubre 2011)
Por Cris Menéndez y Carlota Echevarría
6.304 lecturas
Kerstin Gier es una autora alemana de chick-lit, número uno en ventas en toda Eu­ropa Central. Desde que en enero de 2009 se publicara en Alemania Rubinrot tampoco se ha apeado de los primeros puestos de las listas de más vendidos en literatura juvenil. En 2010, Rubí llegaba a España, siguiéndole de cerca en febrero de 2011, Zafiro, y ahora en octubre, el volumen final, Esmeralda. Entre tanto, el éxito de la trilogía El amor más allá del tiempo ha llegado al otro lado del charco donde acaba de publicarse Ruby Red. Para este número de El Templo Kerstin Gier se ha tomado un descan­so en la escritura de su actual novela y nos ha respondido a algunas preguntas. Aquí tenéis sus respuestas.

Las tramas de viajes en el tiem­po siempre son complicadas, y en su saga no entenderemos realmente lo que pasa hasta la última parte, cuan­do todas las piezas encajen. ¿Cuál es la mejor manera de manejar semejan­te caos de fechas, sucesos y viajes en el tiempo?

Seré breve: me temo que es imposi­ble. Al principio, subestimé por comple­to lo que conllevan los viajes en el tiem­po. Con Rubí, todavía era todo sencillo e incluso cuando seguí escribiendo la continuación, Zafiro, estaba firmemen­te convencida de tener totalmente bajo control las épocas y la lógica. Hasta que no empecé a escribir el tercer volumen, Esmeralda, no me sorprendí a mí misma, cavilando sentada en mi despacho rodea­da de muchísimas tarjetas, notas, gráfi­cos y libros de Física Cuántica (bueno, un libro de Física Cuántica), y pensando desesperada en qué año estaba.

Xemerius, uno de los personajes más carismáticos de la literatura ju­venil actual, hace su aparición estelar en la primera línea de Zafiro. ¿Cómo se le ocurrió la idea para esta simpá­tica gárgola?

Muchas cosas suceden simplemente de forma espontánea mientras escribes. Xemerius se me ocurrió mientras escri­bía Zafiro... Justo al principio, cuando me imaginé cómo se besaban Gideon y Gwendolyn en la iglesia de Belgravia. De ese beso salió, de repente, esta pequeña gárgola y desde entonces, fue indispen­sable. Separarme de él fue lo que más me costó hacer, una vez tuve la trilogía acabada. Aunque, en realidad, no deja que me deshaga de él de verdad. Ahora mismo, se sienta junto a mí y hace obser­vaciones estúpidas.

El amor más allá del tiempo transcurre en Londres. Hemos leído que Londres fue elegido para hacer el libro más atractivo para el mercado anglosajón. De todas formas tenemos una pregunta: ¿Por qué Londres y no cualquier otra ciudad, también inter­nacional y seguro que no menos inte­resante, como París, Berlín o Roma? ¿Hubo otras razones adicionales en la elección de Londres?

La razón de esta elección es, sim­plemente, que me encanta Londres. Con motivo de la trilogía viajé a Londres dos veces, y en compañía de mi agente y lec­tora recorrí la ciudad durante días, me empapé de la atmósfera y examiné todos los escenarios de la novela. Londres es una ciudad magnífica y mágica con una historia impresionante. Y precisamen­te para esta historia y para el tema de los viajes en el tiempo no podía haber escogido mejor. Aparte de eso, me gus­tan los autobuses rojos de doble techo, los maravillosos centros comerciales, los museos (¡¡todos gratis!!) y la gente, que siempre pregunta amablemente: «May I help you, Darling?» (¿Puedo ayu­darla, querida?).

 

Gwendolyn y Gideon viajan a diferentes épocas de la his­toria, blanden espadas y bailan minués. ¿Cómo se documentó para conseguir dar realismo a estas escenas?

He visto muchas películas, he buscado mucho en internet, pero sobre todo he leído mucho. Incon­tables libros sobre la historia de Londres, libros sobre el conde de Saint Germain, libros sobre el siglo XVIII, libros sobre Shakespeare y la Inglaterra isabelina que posteriormente no utilicé en absoluto. Sin olvidar mi visita al museo de Victoria y Alberto (Victoria & Albert Museum) y todos los maravillosos trajes que contie­ne: ¡una gran fuente de inspiración para el mundo de Madame Rossini!

Digamos que usted, como Gwen­dolyn, hubiera heredado el gen de viajar en el tiempo y tuviera el cronó­grafo a su disposición. ¿A qué época le gustaría viajar?

Pues soy una auténtica miedica. No me atrevería a retroceder par­ticularmente lejos. Y en ningún caso sería un viaje muy largo. A de­cir verdad, me horro­riza la mera idea de no disponer de retrete con cisterna. Me imagino es­pecialmente romántica la Inglaterra de la época de la Regencia de algún modo, a pesar de la carencia de un baño con inodoro y agua co­rriente. Como una adaptación cinematográfica de Jane Aus­ten. Y si me vistiera Madame Rossini para un viaje en el tiem­po, entonces también me encan­taría que me mandaran de vuelta al siglo XVII o al XVIII... preferentemen­te, sin peluca.

Para la trilogía de Rubí tuvo que crear no sólo la historia de Gwen y Gideon, sino también todo el tras­fondo de los otros diez viajeros del tiempo. Ex­ceptuando a los prota­gonistas, ¿cuál de estos viajeros es su favori­to? ¿Sería imaginable que algún día llegue a nuestras manos una historia protagoniza­da por esa persona?

Claramente , Margaret Tilney, la tatarabuela de Gwedolyn, que me pareció bastante divertida desde el principio. Sin embar­go, aunque personalmente la encuentro encantadora, no puedo imaginarme es­cribiendo un libro sobre ella. Me temo que la respuesta es no.

Rubí está siendo adaptada al cine. ¿Cómo se siente al ver que un libro suyo se adapta a la gran pantalla? ¿Cuál es su implicación en el proyecto?

Para mí, que las novelas vayan a pasar a la pan­talla es en cualquier caso, emocionante. Me dejaron leer la prime­ra versión del guión y me alegra seguir en contacto con el di­rector, el produc­tor y la guionista, que se han hecho cargo del proyecto con muchísimo cariño.

Antes de Rubí ya había escrito otro libro juvenil: Perdida con las mates, loca por tus besos. ¿Qué llegó prime­ro: la fascinación por la historia o las ganas de escribir de nuevo para el públi­co joven? ¿Era Rubí desde el principio una novela juvenil?

En realidad, fueron las dos cosas a la vez. De he­cho, simplemente, tenía ganas de escribir una his­toria de fantasía romántica para jóvenes en la que tam­bién hubiera humor. Y que ahora la lean jóvenes y adul­tos, me alegra mucho más.

 

¿Cuál es la diferencia en el con­tacto entre la gente joven y el públi­co adulto?

Pues la diferencia no es para nada tan grande. Como ya he mencionado, muchos adultos leen también la trilogía de El amor más allá del tiempo. Sin em­bargo, que te permitan escribir alterna­tivamente para público adulto y juvenil es muy atractivo y soy afortunada de po­der hacer ambas cosas.

Una chica de 26 años súper dotada y viuda desde hace poco tiempo no pa­rece el mejor tema para una novela de humor. Sin embargo, ha conseguido el equilibrio perfecto entre la alegría y la tristeza. ¿Dónde encontró la inspiración para En realidad se miente mucho más?

Yo quería escribir a toda costa so­bre una mujer que debido a su situación no fuera muy simpática; pero que, a pe­sar de ello, cayera bien e inspirara com­pasión. Esto era un auténtico desafío y una de las razones por las que este libro me ha llevado tiempo. No obstante, qui­zás por esto Carolin, de todos los perso­najes, sea el que más se ha acercado a mí. En cualquier caso, ¡no me he sentido tan identificada con ningún otro!

En Alemania sus libros son un éxi­to de ventas, pero hasta que Rubí lle­gó a España, aquí usted era completa­mente desconocida. ¿Pensó alguna vez mientras escribía Rubí que esta saga podría abrir las puertas al mercado in­ternacional para el resto de sus libros?

Cuando uno escribe, espera que los libros gusten, por supuesto, y mien­tras escribía la trilogía de Rubí también era, por lo menos, prudentemente op­timista. Pero ni en sueños se me había pasado por la cabeza que los tres tomos cosecharían tanto éxito ni que los lecto­res en España, Italia, Estados Unidos e Inglaterra, por mencionar solo algunos, quedarían tan fascinados con la trilogía de El amor más allá del tiempo. Me hace muy, muy feliz.

En su nuevo libro, que se publica­rá en Octubre, la protagonista despier­ta en el pasado tras un accidente con el tranvía. ¿Le han servido la experiencia acumulada con Rubí sobre los viajes en el tiempo para Auf der Anderen Seiten Ist Das Grass Viel Grüner (La hierba es más verde al otro lado)?

Sí que me ha ayudado un poco que ya hubiera profundizado en el tema. Por eso, pude dejar de lado el libro de Física Cuántica (véase más arriba). Pero si soy sincera: la historia es tan distinta y tan nueva, que me he vuelto a sentar durante mucho tiempo con mis notas, papeles y gráficos preguntándome cómo diablos po­día haberme metido en aquel embrollo.

 

La pregunta del millón: ¿Ha pen­sado en escribir más libros para jóve­nes? ¿Nos puede revelar algo?

Es muy posible. Y naturalmente tengo ya unas cuantas ideas, solo que son todavía un secreto. Ahora os de­vuelvo la pregunta: ¿Quién se lleva el millón exactamente?

El atractivo de sus libros empieza casi siempre ya en el título. ¿Cómo se le ocurren esos títulos tan llamativos y ambiguos como En realidad se mien­te mucho más o Lügen, die von Herzen kommen (Mentiras, que salen del cora­zón)? ¿Cómo surgieron los títulos de la trilogía El amor más allá del tiempo?

Los títulos son casi siempre tan di­fíciles de encontrar como escribir una novela entera. Precisamente con los li­bros para adultos ello requiere su tiempo hasta que yo, finalmente, quedo satis­fecha. Fue más fácil con la trilogía de El amor más allá del tiempo. Me parece que las palabras Rubinrot, Saphirblau y Smaragdgün (rubí, zafiro y esmeral­da) son sencillamente preciosísimas: y Edelsteine (piedras preciosas) también, por supuesto. La idea original consistía en una especie de búsqueda del tesoro tras las gemas, pero ahora las piedras son las mismas personas. Y de ahí que los libros recibieran su nombre, claro.

Hasta el momento solo se han pu­blicado cuatro de sus libros en español. ¿Qué nos recomienda leer para hacer más llevadera la espera hasta que se publique Esmeralda?

Normalmente, como autora, debe­ría recomendar todos mis libros porque todos son muy importantes para mí. Sin embargo, aun así, algunos me gustan un poquito más que otros... y por eso, doy mi voto a En realidad se miente mucho más. Que lo disfrutéis y muchísimas gra­cias por vuestra amena entrevista.

¿Qué dicen nuestros lectores?
noelia en El quinto mago: Me encantó, es el mejor libro que he leido en mi vida....
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
txatxe en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Me mandaron comprarlo para la clase en Mercedarias y lo que no en...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras