El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Eliacer Cansino, autor de Una habitación en Babel y El misterio Velázquez
Antonio Dikele, autor de Fuera llueve, dentro también. ¿Paso a buscarte?
Leer más...

RESEÑAS

Me llamo Zoila (Trilogía Zoila I) Chiki FabregatEl beso del infierno (The Dark Elements I) Jennifer L. ArmentroutLa última estrella (La quinta ola III) Rick YanceyEl enigma Vermeer Blue BalliettLo que sucedió con la medusa Ali BenjaminThe Pox Party (The Astonishing life of Octavian Nothing, Traitor to the Nation I) M. T. Anderson
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 ENTREVISTA 

L. J. Smith

El Templo #9 (abril 2009) por R. A. Calle Morales y Gally


Con el lanzamiento en castellano de Invocación, la nueva entrega de su saga The Vampire Diaries (publicada aquí por Destino como Crónicas Vampíricas), y la noticia aún reciente de su adaptación a serie de televisión, hablamos con la autora estadounidense L. J. Smith, que nos cuenta más cosas acerca de sus personajes, sus nuevos proyectos, su visión acerca de los vampiros y muchas cosas más. ¡No te lo pierdas!

Podemos ver que últimamente hay un “boom vampírico”, sobre todo en literatura juvenil. ¿Por qué cree que los vampiros resultan tan atractivos para los adolescentes? A usted, como escritora, ¿qué es lo que más le gusta de los vampiros?

Creo que hay algo místico en los vampiros, especialmente en los que beben sangre humana. En mis libros, no todos los vampiros beben sangre humana; los que desearían ser humanos, o no quieren herir a los humanos, a menudo la sustituyen por sangre de animales. Pero creo que hay algo escalofriante en los vampiros que beben sangre humana, ¡porque de pronto los humanos ya no están en lo alto de la cadena alimenticia! No son cazadores si hay un vampiro tras ellos: son la presa.

Eso es suficiente para que te hierva la sangre. Y además está esa especie de imagen clásica de que a los vampiros les gusta perseguir mujeres jóvenes, y que en lugar de ser simplemente doloroso, ser mordido por uno de ellos podría llegar a resultar agradable. Podrías incluso desear intercambiar sangre con un vampiro.

Tiene que haber algo de místico o glamouroso en un vampiro si esperas que la gente quiera de verdad ofrecerle su sangre, u obtener la de él. Y esto está a menudo escrito en términos metafóricos. Con mis vampiros, compartir sangre implica también compartir la mente, y eso es una experiencia extraordinaria. También me aseguro de que mis vampiros sean encantadores, porque si no, la idea de compartir sangre con ellos es simplemente... ¡ugh!

Así que tienes a ese guapísimo vampiro persiguiéndote, y eso da mucho miedo. Pero cuando te coge, no quiere hacerte daño en realidad. Sólo quiere un poco de tu sangre... muy poco. Y, para tu sorpresa, cuando te muerde no te duele. Quizá hasta sientas lástima por él, porque sin tu sangre, morirá. Así que le dejas que tome un poco de sangre y de pronto descubres quepuedes hablarle con tu mente y que puedes ver lo que piensa... y no es tan mala persona, después de todo.

Es un poco como ir en una montaña rusa. Da mucho miedo subir y entonces viene la emocionante bajada, y a menudo pasa demasiado deprisa como para que llegues a asustarte. Parece terrorífico, pero en realidad es seguro. Al menos, así es en mis libros.

De todos modos -seré franca-, ¡el mordisco es una metáfora del sexo! En literatura juvenil, uno no puede escribir abiertamente sobre el sexo. Pero no pasa nada si te muerde un vampiro. Es un mundo extraño. ^^

Cada autor tiene su propia perspectiva acerca de los vampiros. La suya es bastante “clásica”. ¿Cuáles son sus referentes vampíricos?

Supongo que mis vampiros son bastante clásicos, aunque eso depende de qué serie estemos hablando. En mi saga Night World hay unos vampiros, llamados “lamias”, que pueden comer, beber y tener hijos. Eso no es muy clásico.

En Crónicas Vampíricas, los vampiros son más clásicos, aunque tuve que inventar los anillos de lapislázuli para mantenerlos vivos durante el día. Tengo que admitir que no investigué mucho acerca de los vampiros; tenía la sensación de que ya sabía un montón acerca de ellos (quiero decir, cómo sería el día de un vampiro: dormir, levantarse, cazar a alguien, beber sangre, quizá jugar unas manos de póker con tus amigos vampiros, ir de nuevo a dormir, levantarse...) También destrocé algunos mitos de los vampiros/magos: mis vampiros podrían convertirse en animales, pero no en niebla, se reflejan en los espejos, pueden volar (en los últimos libros). Por supuesto, leí Drácula, y cuando tenía cerca de doce años vi un mes de reposiciones de un programa titulado Dark Shadows. Supongo que esa fue mi investigación.

Volver arriba

¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

María del carmen terrazas López en Hood (Trilogía del Rey Cuervo I): Interesante.... Leer comentario

Miscret en Eleanor y Park: Me encantó, no sólo es una historia muy realista con personajes m... Leer comentario

Amàlia en El Chico de las Estrellas: Chris hace magia con las palabras. Tan sencillo como eso.... Leer comentario

Amàlia en Desconexión (primera parte de la saga): Este libro es pura perfección, en serio lo digo. Me encantó la hi... Leer comentario

Rodolfo v en Los Juegos del Hambre (Los Juegos del Hambre I): Muy bueno el libro, muy profesional, mis dieces. :)... Leer comentario

Martha en Y por eso rompimos: Me gustó el libro, aunque pienso que ninguna chica de 16 años es ... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO