Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Entrevista a...

L. J. Smith

El Templo #9 (abril 2009)
Por Gally y R. A. Calle Morales
6.237 lecturas
Con el lanzamiento en castellano de Invocación, la nueva entrega de su saga The Vampire Diaries (publicada aquí por Destino como Crónicas Vampíricas), y la noticia aún reciente de su adaptación a serie de televisión, hablamos con la autora estadounidense L. J. Smith, que nos cuenta más cosas acerca de sus personajes, sus nuevos proyectos, su visión acerca de los vampiros y muchas cosas más. ¡No te lo pierdas!

Podemos ver que últimamente hay un “boom vampírico”, sobre todo en literatura juvenil. ¿Por qué cree que los vampiros resultan tan atractivos para los adolescentes? A usted, como escritora, ¿qué es lo que más le gusta de los vampiros?

Creo que hay algo místico en los vampiros, especialmente en los que beben sangre humana. En mis libros, no todos los vampiros beben sangre humana; los que desearían ser humanos, o no quieren herir a los humanos, a menudo la sustituyen por sangre de animales. Pero creo que hay algo escalofriante en los vampiros que beben sangre humana, ¡porque de pronto los humanos ya no están en lo alto de la cadena alimenticia! No son cazadores si hay un vampiro tras ellos: son la presa.

Eso es suficiente para que te hierva la sangre. Y además está esa especie de imagen clásica de que a los vampiros les gusta perseguir mujeres jóvenes, y que en lugar de ser simplemente doloroso, ser mordido por uno de ellos podría llegar a resultar agradable. Podrías incluso desear intercambiar sangre con un vampiro.

Tiene que haber algo de místico o glamouroso en un vampiro si esperas que la gente quiera de verdad ofrecerle su sangre, u obtener la de él. Y esto está a menudo escrito en términos metafóricos. Con mis vampiros, compartir sangre implica también compartir la mente, y eso es una experiencia extraordinaria. También me aseguro de que mis vampiros sean encantadores, porque si no, la idea de compartir sangre con ellos es simplemente... ¡ugh!

Así que tienes a ese guapísimo vampiro persiguiéndote, y eso da mucho miedo. Pero cuando te coge, no quiere hacerte daño en realidad. Sólo quiere un poco de tu sangre... muy poco. Y, para tu sorpresa, cuando te muerde no te duele. Quizá hasta sientas lástima por él, porque sin tu sangre, morirá. Así que le dejas que tome un poco de sangre y de pronto descubres quepuedes hablarle con tu mente y que puedes ver lo que piensa... y no es tan mala persona, después de todo.

Es un poco como ir en una montaña rusa. Da mucho miedo subir y entonces viene la emocionante bajada, y a menudo pasa demasiado deprisa como para que llegues a asustarte. Parece terrorífico, pero en realidad es seguro. Al menos, así es en mis libros.

De todos modos -seré franca-, ¡el mordisco es una metáfora del sexo! En literatura juvenil, uno no puede escribir abiertamente sobre el sexo. Pero no pasa nada si te muerde un vampiro. Es un mundo extraño. ^^

Cada autor tiene su propia perspectiva acerca de los vampiros. La suya es bastante “clásica”. ¿Cuáles son sus referentes vampíricos?

Supongo que mis vampiros son bastante clásicos, aunque eso depende de qué serie estemos hablando. En mi saga Night World hay unos vampiros, llamados “lamias”, que pueden comer, beber y tener hijos. Eso no es muy clásico.

En Crónicas Vampíricas, los vampiros son más clásicos, aunque tuve que inventar los anillos de lapislázuli para mantenerlos vivos durante el día. Tengo que admitir que no investigué mucho acerca de los vampiros; tenía la sensación de que ya sabía un montón acerca de ellos (quiero decir, cómo sería el día de un vampiro: dormir, levantarse, cazar a alguien, beber sangre, quizá jugar unas manos de póker con tus amigos vampiros, ir de nuevo a dormir, levantarse...) También destrocé algunos mitos de los vampiros/magos: mis vampiros podrían convertirse en animales, pero no en niebla, se reflejan en los espejos, pueden volar (en los últimos libros). Por supuesto, leí Drácula, y cuando tenía cerca de doce años vi un mes de reposiciones de un programa titulado Dark Shadows. Supongo que esa fue mi investigación.

 

El poder de sus vampiros depende del tipo de sangre que beben: los que se alimentan de sangre humana son más poderosos. Eso significa que pueden escapar a su naturaleza, pero pagando un precio: si se alimentan de sangre de animales, son más débiles y carecen de algunos poderes vampíricos. Ser un “vampiro bueno” no parece la mejor opción. ¿Es siempre malvada la naturaleza vampírica?

Bueno, podrías hacer el mismo razonamiento sobre las armas de fuego. Si tengo una AK-47, soy más fuerte que tú, porque puedo matarte antes de que puedas herirme (por lo general). Pero si además tengo una conciencia, no haré eso. Y si estoy intentando ser una buena persona, no tendré ninguna AK-47, porque no hay ninguna razón para tenerla salvo que quieras matar a la gente. Así que todo acaba siendo un asunto de conciencia.

En mis libros, Stefan tiene una conciencia muy poderosa. (Creció en la Italia del Renacimiento, recordad, y probablemente fue un joven muy religioso). Odia la idea de matar, incluso de matar animales. Pero su hambre, su deseo de sangre, lo lleva a beberla. Todo lo que puede hacer es intentar causar el menor daño posible, tomando sangre de animales grandes, como ciervos, que no acabarán heridos si bebe un poco de su sangre. Y si el precio por no beber sangre humana es ser débil, Stefan está dispuesto a pagarlo, porque lo que realmente quiere es volver a ser humano.

Uno de los mejores aspectos de Crónicas Vampíricas es que vamos conociendo a los personajes a medida que avanza la historia; aprenden y evolucionan, y son más complejos al final. ¿Este desarrollo de personajes está planeado desde el principio o los hizo usted crecer con la historia?

Ambas cosas. Siempre planeé conducir a Elena en un viaje de ser la “Princesa de Hielo” a ser una asustada vampira recién nacida, a la chica más amable, madura y tolerante que es, tan valiente y generosa que al final... [¡OJO, SPOILER! ¡NO LEAS ESTAS LÍNEAS SI NO HAS ACABADO EL TERCER LIBRO Y NO QUIERES SABER CÓMO TERMINA!]... se ofrece a morir por su ciudad y por sus dos queridos vampiros (no amantes: amados. Stefan y Damon, quiero decir).

Pero tambén los personajes van a su aire a menudo y hacen cosas que jamás pretendí que hicieran. Tienen ideas propias. Elena y Damon son especialmente dados a hacer esto, y también Bonnie. Y todo lo que puedo hacer es seguirlos a donde van.

Al principio de la serie, Elena es la típica “chica popular”, aparentemente perfecta, egoísta y superficial. Es difícil que una lectora femenina se sienta identificada con ella, porque su actitud causa un cierto rechazo. ¿Era usted consciente de esto cuando escribió esta novela?

Sí, pero veréis, hay que leer los cuatro libros (que pronto serán siete) para entender a Elena. Empieza como una especie de chica inalcanzable, una especie de Scarlett O’Hara, con su guión y sus esquemas. También es una Princesa de Hielo y nadie ha encontrado la llave de su corazón. Incluso cuando se encapricha de Stefan, hay más de orgullo herido que de amor verdadero.

Pero Elena cambia. Cuando se entera de qué es Stefan realmente, eso rompe la barrera gélida que la había convertido en una Princesa de Hielo. Se enamora de él de verdad, y eso la vuelve más suave y amable. Y cuando se convierte en vampiro, es la clase más baja de los marginados. Nunca volverá a ser una chica popular y superficial. Lo veo, aunque parezca un cliché, como una rosa floreciendo de un estrecho y pequeño brote. Elena se hace más fuerte y más amable a medida que avanza la serie.

Una cosa positiva de Elena es que tiene un carácter fuerte y, lejos de sentirse inferior a Stefan y Damon, les habla de igual a igual. ¿Qué le llevó a construir una protagonista con estas características?

Esa es una de las cosas que permanecen fieles en Elena (con unos pocos lapsus, como cuando es una neófita). Ella es fuerte. Hice un personaje como Elena porque me gustan las mujeres fuertes. Me gustaría que las jóvenes crecieran y fueran fuertes y se sintieran igual ante cualquier situación, incluso la de ser un vampiro. Este es uno de mis principales objetivos en todos mis libros, no solo en Crónicas Vampíricas. Quiero mostrar personajes femeninos, chicas normales, pero que tienen muy claros sus objetivos, o que son sencillamente iguales a todos los chicos de su alrededor.

Siento que eso es muy importante. Me hace muy feliz recibir emails que dicen “Crecí queriendo ser geólogo por tus libros” o “Crecí queriendo ser maestro” o incluso “Antes de leer tus libros odiaba leer”. ¡Nada me hace más feliz que ayudar a la gente a amar la lectura!

 

¿Se siente identificada con alguno de los personajes?

Me identifico con todos mis personajes. Depende del punto de vista que estoy mirando en ese momento. Hay mucha reflexión sobre personajes que no aparece en la página. Puedo ver a través de los ojos de Bonnie, en otros momentos puedo ver a través de Stefan. En mis nuevos libros hasta puedo ver a través de los ojos de Damon (¡da miedo!). Podría ser Matt o incluso Meredith, que es el personaje más misterioso en la primera trilogía. Es como una obra en mi cabeza, pero puedo ver la mente de cualquier personaje si yo quiero. Así es como escribo.

¿Está Fell’s Church inspirado en algún lugar que conozca?

No, solo es mi imagen del perfecto pueblo pequeño.

¿Por qué lo del anillo de lapislazuli? ¿Qué tiene esa piedra de especial? ¿Le gustaba simplemente por que sí?

No hay nada especial sobre ello. Simplemente pensé que era un anillo bonito. Espero tener la oportunidad de hacer un concurso y regalar algunos de los anillos de lapislázuli que me han dado.

Parece ser que los cuatro libros fueron planificados desde el principio. ¿Cree usted que es importante planear una historia antes de empezar a escribirla o es mejor que la historia sorprenda al autor?

Los tres primeros libros estaban planeados. Pero el libro cuarto no lo planifiqué hasta que no hube escrito otros tres libros (la trilogía The Secret Circle). Para entonces había recibido tanto correo... [¡OJO, SPOILER! ¡NO LEAS ESTAS LÍNEAS SI NO HAS ACABADO EL TERCER LIBRO Y NO QUIERES SABER CÓMO TERMINA!]... de lectores protestando por la muerte de Elena que dije que escribiría un libro más para devolverla a la vida. No estaba planeado; fue una reacción a los deseos de los lectores.

La serie se llama originalmente The Vampire Diaries, pero en España la han titulado Crónicas Vampíricas, como la famosa serie de Anne Rice. ¿Qué opina usted sobre este cambio? ¿Es acertado?

Para ser honestos, no me parece un buen cambio. La idea de la saga es que Elena mantiene un diálogo con sus diarios. Y estos diarios son importantes en otros aspectos para el argumento. No sé por qué decidieron cambiar el nombre (a menos que exista otra serie llamada Los diarios del vampiro en España).

Sabemos que, veinte años después de haber terminado Crónicas Vampíricas está usted trabajando en una nueva novela relacionada con la historia, desde el punto de vista de Damon. ¿Qué puede contarnos acerca de este proyecto? ¿Sabe usted si la editorial Destino tiene planes para publicarlo en España?

En primer lugar, no se trata de una sola novela: es una trilogía completa. Y presenta el punto de vista de Damon algunas veces, y se centra en él como personaje y (especialmente) en su relación con Elena y Bonnie.

Os puedo contar que está escrita para lectores un poco mayores que los primeros libros, porque en todo este tiempo los adolescentes han cambiado tanto que se esperan libros más maduros. ¡También (suspiro) libros más largos! Así que tengo que escribir casi el doble para terminar un libro!

La historia de Vampire Diaries: The Return (el nombre oficial) es que dos espíritus-zorro gemelos llegan a Fell’s Church y comienzan a poseer a chicas jóvenes... y a Damon. Los kitsune, o espíritus-zorro, causan mucho daño antes de que los protagonistas puedan descubrir quiénes son y qué pretenden. Una de las cosas malvadas que hacen los kitsune es secuestrar a Stefan y atraparlo en una prisión en la Dimensión Oscura. Elena, Damon y Matt (y más tarde Bonnie y Meredith) parten en su busca y también para hacerse con las dos llaves que necesitan para abrir su celda. Pero para entrar en la Dimensión Oscura tienen que hacerse pasar por los esclavos de Damon, porque ningún humano puede entrar a menos que sea siervo de un vampiro o un demonio.

Creo que Destino ha adquirido los derechos de la serie, pero no estoy segura (hay muchos nuevos países comprando cosas). ¡Si queréis saberlo, deberíais escribirles y decírselo!

Finalizamos esta entrevista con una buena noticia: en efecto, contactamos con la editorial Destino y les preguntamos al respecto, y ellos nos han confirmado la próxima publicación en España de la nueva trilogía de L.J. Smith, The Vampire Diaries: The return. Nos dicen que probablemente el primer volumen saldrá ya en 2010, y para los siguientes habrá que esperar un poco más, porque ni siquiera se han publicado en inglés todavía. Así que... ¡paciencia!

 

[Nota del equipo de El Templo (26/09/11): Destino acabó publicando en 2010 tanto Night World (el quinto tomo saldrá en octubre de 2010) como Damon: El retorno (el séptimo tomo saldrá el mes de septiembre de 2011). ]

¿Qué dicen nuestros lectores?
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
txatxe en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Me mandaron comprarlo para la clase en Mercedarias y lo que no en...
Nepe en La lección de August (Wonder I): El libro me encantó, lo recomiendo mucho y muy buena reseña. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras