Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Entrevista a...

Lois Lowry

El Templo #13 (diciembre 2009)
Por Sandman y Uyulala
4.426 lecturas
Lois Lowry es una veterana autora estadounidense que se dio a conocer en 1977 con Un verano para morir. Sin embargo, la fama le llegó en 1993 con su obra El Dador, un original relato fantástico que presentaba una sociedad distópica en la que nada era tan bonito como parecía. El libro levantó ampollas entre algunos de los sectores más conservadores de Estados Unidos, pero eso no le impidió escribir dos secuelas más: En busca del azul El mensajero. Estos libros, junto con varios títulos más, como la serie Anastasia Krupnik¿Quién cuenta las estrellas? Un verano para morir, fueron publicados hace tiem­po en nuestro país en colecciones escolares. Ahora, con el nuevo boom de la literatura juvenil, algunos de ellos están siendo rescatados del olvido. El caso más llamativo es el de El Dador, que Everest ha relanzado bajo el título de The Giver, en tapa dura y con una nueva cubierta. No hay duda de que Lois Lowry sigue estando de moda, quizá porque el mensaje que transmiten sus libros no tiene fecha de caducidad.

Se puede decir que su obra, con las nue­vas reediciones y el lanzamiento de El Da­dor en tapa dura, está de moda en España. ¿Qué le parece esto?

Me siento muy contenta de llegar a un público juvenil, y pien­so que el hecho de que personas de diferentes ciudades, que hablan diferentes idiomas, es­tén leyendo los mismos libros, fomenta una camaradería y un entendi­miento valiosos.

Un verano para morir está basada en la te­rrible experiencia per­sonal de la pérdida de su hermana. Pensamos que escribir esa nove­la no debió resultarle fácil. ¿Le sirvió como manera de enfrentarse a ese hecho? ¿Cree que la literatura tiene una función tera­péutica? ¿Es una manera de exorcizar los demonios internos?

Comunicarse sobre asuntos problemáticos siempre es terapéuti­co. Shakespeare dijo, en MacBeth: «Dad palabra al dolor». Escribir sobre los problemas es un buen camino para afrontar tus miedos y tus penas.

Ese tema, la pérdida de una hermana, también aparece como subtrama en ¿Quién cuenta las estrellas? ¿Cómo se do­cumentó sobre la ocu­pación nazi y la resis­tencia danesa? ¿Viajó a Dinamarca? ¿Habló con supervivientes?

Hice una gran cantidad de trabajo de investigación, y sí, fui a Dinamarca para ha­blar con gente que vivió esa época.

 

En varias de sus novelas se establece una curiosa relación de amistad entre una per­sona joven (Meg, Jonás, Anastasia) y una persona anciana (Will, el Dador, Gertru­de). ¿Cree que es importante el diálogo intergeneracional? ¿Cree que los jóvenes de hoy en día (que tienen acceso a fuentes de información como internet) necesitan la experiencia de las personas mayores?

«Acceder a la información» no es lo mismo que comunicarse realmente con al­guien. Creo que el paso de sabiduría com­binada con compasión y afecto es algo muy valioso para los jóvenes.

En la publicidad de la nueva edición en tapa dura de El Dador en Espa­ña se habla de «el libro que no querían que leyeras»refirién­dose a la censura que sufrió en EEUU por parte de algu­nas asociaciones de padres y algunas escuelas. ¿Cómo fue la reacción en su país cuando el libro fue publi­cado? ¿Ha cambiado la reacción con el paso de los años?

Esa censura no comenzó inmediata­mente después del lanzamiento de El Dador. Gradualmen­te, mientras el libro se fue haciendo más popular, cier­tos adultos muy conservadores, y gru­pos de EEUU empezaron a tener problemas con él. Y continúa siendo así. A algunas escuelas les han obligado a dejar de leerlo.

¿Cómo surgió El Dador? ¿Era originalmente una novela suelta y después creció a trilo­gía? Lo más novedoso de esa trilogía es su estructura: el primer libro (El Dador) y el segundo (En busca del azul) tienen perso­najes independientes que se reúnen en el tercero (El mensajero), ¿cómo se le ocu­rrió este esquema tan peculiar?

En un principio lo concebí como un único libro. Entonces empecé a pensar en el segundo tomo, sobre lo que sería en un futu­ro si la gente hubiera perdido su tecnología y volviera a un estado primitivo; eso es lo que yo exploro en En busca del azul. Se me ocurrió que podría conectar los dos libros, que las dos sociedades podrían co-existir y la gente de una y otra podría conocerse.

http://

 

¿Ha pensado en escribir más partes de El Dador (aunque sea con otros personajes, ambientadas en el mismo mundo), dado el éxito de la trilogía?

No. Encuen­tro más inte­resante qué le ocurre a Ga­briel, menciona­do brevemente en El mensajero.

 

¿En qué estado está el proyecto ci­nematográfico de El Dador? ¿Warner le ha dejado implicarse de alguna manera en el proceso (en el guión o en el casting) o ha preferido mantenerse al margen?

Ha sido un proceso largo y frustrante, con muchos guiones escritos y rechaza­d os. Muchas vueltas al principio, con nuevos productores, nuevos directores. En este momento estamos en esta etapa... de vuelta al principio. No sé si finalmente se hará. No tengo ningún papel en la escritu­ra o la producción, pero ellos han sido muy amables haciéndome saber en qué paso es­tán.

Hay novelas juveniles posteriores (La ciu­dad de la oscuridad, de Jeanne DuPrau o El cuchillo en la mano, de Patrick Ness) que recogen, de alguna manera, el espíritu de El Dador. ¿Conoce estas novelas? ¿Qué le parece ser una influencia para los jóvenes autores?

He oído hablar del libro de DuPrau, aunque no lo he leído, y del otro título no he oído nada. Pero es inevitable que una idea capture la ex­citación de la audiencia, como hizo El Dador, y que otros autores la examinen y la adapten a sus propios caminos. Siempre ha sido así.

¿Qué diferencia principal (si la hay) encuentra en­tre escribir para jóvenes o para niños?

No hay diferencia. Mis libros están ca­talogados como "juvenil adulto" porque los protagonistas son adolescentes. El arte de escribir es el mismo, no importa la audien­cia.

¿Qué le parece el actual panorama de la literatura juvenil? ¿Suele leer a otros au­tores? ¿Qué prefiere: Harry Potter o Cre­púsculo?

No leo literatura juvenil-adulta. Y no he leído nada de Harry Potter o Crepúscu­lo, me temo. ¡A mi nieta le encanta la serie Crepúsculo, y a mi nieto, Harry Potter! Yo leo novela adulta.

¿Sabe si algún otro libro suyo saldrá pron­to publicado en español? ¿En qué está tra­bajando actualmente?

No sé nada sobre nuevas traduccio­nes. Mi trabajo más reciente es un libro de literatura juvenil adulta llamado The Willoughbys, y otro llamado The Birthday ball saldrá publicado la próxima primavera. Ambos son libros alegres y desenfadados, no como El Dador.

¿Qué dicen nuestros lectores?
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
txatxe en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Me mandaron comprarlo para la clase en Mercedarias y lo que no en...
Nepe en La lección de August (Wonder I): El libro me encantó, lo recomiendo mucho y muy buena reseña. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras