Último número
Entrevistas
Catalina González Vilar, autora de Las lágrimas de Naraguyá y Los coleccionistas.
Philip Pullman, autor de La materia oscura y El libro de la oscuridad.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Entrevista a...

Maggie Stiefvater

El Templo #37 (diciembre 2013)
Por Carlota Echevarría
3.524 lecturas
Maggie Stiefvater publicó su primera novela, Lament, en 2008, pero su primer gran éxito fue Temblor, que llegó a España en 2010. Su cuidada prosa y su facilidad para narrar sentimientos cautivaron a los lectores de todo el mundo, y desde que la descubrimos hemos estado pendientes de todas sus novedades. Este año ha llegado a nuestro país Las carreras de Escorpio, una novela suelta basada en la leyenda de unos peligrosos caballos que llegan con el mar y la tormenta, y La profecía del cuervo, la primera parte de una saga que promete mucho misterio, mucha fantasía y que ya nos ha conquistado por sus extraordinarios personajes.
De Maggie sabemos que tiene treinta y dos años y que vive en Virginia con su marido y sus dos hijos. Toca varios instrumentos, compone, dibuja y sabe montar a caballo. De hecho, ha ganado premios por sus dibujos a lápiz y, durante un tiempo, se dedicó a hacer retratos de caballos. Cuando publica una novela suele hacer un booktrailer que dibuja y anima ella misma, y para el que también compone la banda sonora. Sus aficiones a menudo aparecen reflejadas en sus libros, como ocurre con la música y Lament o con los coches y La profecía del cuervo. Aquí van algunos detalles más sobre ella; quién sabe, quizá te den pistas acerca de sus próximos libros: estudió Historia, fue profesora de caligrafía, tiene cinco cabras y no fue al instituto porque recibía clases en casa. Ah, y su verdadero nombre es Heidi, pero se lo cambió oficialmente al cumplir los dieciséis años.

En muchas de tus novelas (Lament, Las carreras de Escorpio, The Raven Boys) se nota la influencia de la cultura celta. ¿De dónde viene esta influencia?

Cuando era pequeña, todas los libros que me gustaba leer trataban sobre magia, y mis favoritos eran los que se desarrollaban en el mundo real. Sin embargo, la mayor parte de ellos eran de autores británicos, así que para mi cerebro infantil, el Reino Unido parecía el único lugar en el que la magia realmente podría desarrollarse. Eso encaja muy bien con mi exposición a los mitos y música celtas (mi familia tiene raíces escocesas y mis hermanos y yo nos enamoramos de esa música desde muy pronto). Ya adulta, me convencí de que era imposible que el Reino Unido fuera tan mágico como me lo había imaginado de niña, pero aún recuerdo con claridad lo mucho que me asombró la primera vez que estuve allí. No porque fuese sobrenatural, sino porque me sentía completamente en casa. De hecho, utilicé esa particular sensación de pertenencia para el personaje de Gansey en The Raven Boys.

La leyenda de los capall uisce, en la que se basa Las carreras de Escorpio, no es muy conocida, al menos en España. Háblanos un poco de estas criaturas mitológicas.

Me parece que hoy día no es una leyenda muy conocida en ninguna parte. Me la encontré por primera vez cuando era niña: la leyenda de unos caballos que emergían del océano cada noviembre y galopaban por la orilla. Si atrapabas a uno de estos caballos de agua, se convertiría en el mejor caballo que podrías encontrar. Pero si ellos te atrapaban a ti, te arrastrarían al océano y luego solo tus pulmones y tu hígado volverían a la orilla. Me pareció que era la mejor historia del mundo, porque tenía un ex caballo de carreras terrible al que quería muchísimo. La leyenda me parecía muy realista.

 

Cuando hablas sobre caballos en Las carreras de Escorpio, es evidente que sabes de lo que estás hablando. ¿Cuándo aprendiste a montar? ¿Participabas en competiciones?

Hace mucho que me encantan los caballos; ahorré para comprarme el primero cuando tenía diez u once años. Era un poco temeraria (siempre montando a pelo, corriendo alocadamente y saltando vallas de un metro de alto sin estribos), pero lo que más me gustaba de todo era la doma. Supongo que para alguien que no esté familiarizado con los caballos, no parece gran cosa, pero es una de las disciplinas más difíciles de dominar. Se parece mucho a bailar con el caballo: los dos debéis estar en perfecta concordancia y conoceros muy bien. Participé en algún espectáculo: caza, salto, doma. Pero, como con la mayoría de cosas en mi vida, estaba más interesada en competir contra mí misma que contra otras personas.

En Las carreras de Escorpio la trama romántica es secundaria, y en The Raven Boys no puede haber besos (literalmente). ¿Sinner supondrá una vuelta al romance?

SÍ. Fue estupendo pensar: «debería haber un beso aquí... ¡oh, puede haber un beso aquí!».

¿Cómo reaccionaron tus fans cuando anunciaste la salida de Sinner?

Fue muy satisfactorio: colapsaron mi página web. Hubo tanta gente que pinchó en el enlace que saturaron los servidores.

Tus novelas suelen estar narradas desde el punto de vista de varios personajes. ¿Por qué lo prefieres a tener un único narrador? ¿Nos puedes adelantar quiénes serán los narradores de Sinner?

Me interesa mucho la idea de cómo todos pensamos en nosotros mismos como el héroe de nuestras vidas, incluso cuando lo que hacemos no es en realidad heroico. Cuando te alejas del protagonista y lo estudias desde otro ángulo, a veces te das cuenta de que en realidad no son buena gente. Y a veces, cuando te acercas al malo y lo miras desde esa perspectiva, te das cuenta de que son mucho mejores de lo que sospechabas. Respecto a Sinner, estará narrado por Cole e Isabel, dos de los personajes de la trilogía de Los lobos de Mercy Falls.

¿Planeaste Los lobos de Mercy Falls como una trilogía o fue al escribir Temblor cuando decidiste que la querías alargar?

Al principio del todo, la historia de Sam y Grace abarcaba un solo libro. Pero entonces me di cuenta de que había más aspectos de ese mundo que quería explorar, y que no solo necesitaba más libros, sino también más personajes. Escribí sobre lobos no porque me interesaran los hombres lobo, sino porque me interesaba la idea de perder tu identidad. Había visitado varios colegios en EE. UU. y había visto cómo los adolescentes eran capaces de ocultar todas sus peculiaridades con tal de encajar en el colegio. Pensé: qué terrible. Qué horrible es renunciar así a tu identidad. Y los lobos representan esto, porque cuando Sam se transforma en lobo, pierde toda su parte humana. Cuando Cole se convirtió en lobo, renunció a ello voluntariamente. Necesitaba más libros para explorar por qué alguien querría renunciar a ello y lo difícil que sería encontrar el camino de vuelta a tu humanidad.

 

Gansey, el protagonista de La profecía del cuervo, está obsesionado con encontrar una línea ley. ¿Cuándo oíste hablar por primera vez de las líneas ley y cómo se te ocurrió que podían encajar en una historia? ¿Fue la idea que dio origen a The Raven Boys?

Las líneas ley (unas líneas perfectamente rectas de energía que conectan lugares sobrenaturales de todo el mundo) en realidad fueron el último elemento que apareció en la saga antes de que me pusiera a escribirla. Empecé con las leyendas de un rey durmiente. Casi todos los países tienen una: una historia que rodea a un famoso héroe y dice que no está muerto sino dormido, y que si alguien lo encuentra lo despertará y salvará a su país. Durante una década, estuve dándole vueltas a cómo modernizar esa leyenda. Entonces, cuando ya había desarrollado al personaje que buscaría al rey, me sorprendió descubrir cómo las leyendas galesas podían conectarse con Virginia. Me topé con las líneas ley casi por casualidad mientras investigaba un mito completamente diferente, y al instante supe que eran la solución a mi problema.

Hemos leído que empezaste a escribir The Raven Boys cuando tenías diecinueve años y que Ronan era el protagonista. ¿Por qué luego te decidiste por Gansey?

En realidad, creo que ahora los chicos comparten una cantidad similar de protagonismo. Gansey es más importante en el primer libro, pero conoceremos mucho a Ronan en el segundo. Una de las cosas que se me dan mejor ahora que cuanto tenía diecinueve (bueno, tengo que admitir que hay muchas cosas que se me dan mejor ahora que cuando tenía diecinueve) es hacer malabares con muchos personajes. Aprendí mucho con Los lobos de Mercy Falls, donde se iban alternando los cuatro protagonistas, y aún más con el variado elenco de personajes de Las carreras de Escorpio.

Pero me habéis preguntado que por qué Gansey. Gansey y Ronan representan distintos lados de la magia, y Gansey es más accesible en muchos sentidos. Ronan es salvaje, oscuro e imposible, y Gansey es contenido, lógico y amable.

También hemos leído que te lleva mucho más tiempo escribir The Raven Boys que cualquier otro de tus libros. ¿Por qué crees que es?

Iba a decir: por los personajes. Pero luego he pensado: no, es por el argumento. Y luego he pensado: no, es por la magia. Y entonces he pensado que no, es por todo. Es como un gran mural. Hace mucho tiempo, solía trabajar muy duro en pintar un perro, por ejemplo. Ahora estoy trabajando en un cuadro con un perro, pero también hay una mesa, una familia sentada, comida en la mesa y la luz que entra por la ventana. Lleva más tiempo escribirlo que los otros libros, porque... tiene MÁS que los otros libros. Hay más en cada página. Los lectores me dicen que les lleva más tiempo leer The Raven Boys que cualquiera de mis otros libros, y no me sorprende. Estoy metiendo en cada página toda la información que puedo.

 

Antes de Lament habías escrito varios libros que no llegaron a publicarse. ¿Has escrito algo desde Lament que hayas abandonado o que no haya llegado a publicarse?

Suelo descartar una parte de todos los libros que escribo ahora. Por ejemplo, The Dream Thieves, la segunda parte de The Raven Boys, ahora tiene 125.000 palabras (aproximadamente) y tengo un archivo con todo el material que eliminé mientras lo iba escribiendo. Ese archivo tiene 150.000 palabras. Pero os referís a proyectos completos, ¿verdad? Tengo una tercera parte de la serie de Lament y Ballad que está escrita y languideciendo. Aunque no considero que la haya abandonado; solo está esperando a que la edite. Ahora creo con mucha más firmeza en el poder de la revisión.

¿Crees que habrías seguido intentando publicar si hubiesen rechazado Lament? ¿Es ese tu consejo para los que quieren ser escritores: la constancia, que no pierdan la esperanza?

Sí, por supuesto. De hecho, Lament fue rechazado en principio. El editor que acabó comprándolo me pidió que lo corrigiera; lo hice, y me dijo que aún no era lo bastante bueno, pero que le mandase mi próximo proyecto. Tardé un año en encontrar tiempo para escribir otra novela, y entonces se la mandé. Dijo que era mucho mejor, tanto que estaba seguro de que podía arreglar Lament si lo intentaba. Así que lo intenté. Y la arreglé.

En ningún momento estuve cerca de rendirme. Siempre les digo a los escritores que escribir una novela no tiene nada de mágico. Es como aprender a tocar a Bach en el piano: cualquiera puede aprender. A algunos les llevará más tiempo o pararán antes de haber aprendido las técnicas. Los novelistas son escritores que han seguido trabajando hasta conseguir ser buenos. Cualquiera puede lograrlo.

Es difícil encajar tus novelas en una categoría, especialmente las más recientes. ¿Crees que tu atípica educación ha influido en que tus novelas sean tan originales?

No creo que esté permitido decir que tu propio trabajo es original, ¿verdad? Creo que lo que hago es diferente porque he dejado de intentar entretener a nadie más que a mí misma. Me he dado cuenta de que si escribo lo mejor que puedo para la lectora que soy, encontraré a otros lectores como yo a quienes también entrentendré. He dejado de preguntarme si mi sentido del humor es demasiado extraño o si mis intereses son demasiado peculiares. Me he dado cuenta de que los libros que me gusta leer son los que no parecen encajar en ninguna moda. Y lo mismo ocurre con los libros que intento escribir. Me siento increíblemente afortunada de haber encontrado lectores fieles, que están dispuestos a leer mi última novela sin importar lo extraña que sea la descripción de la cubierta. Es un gran regalo.

¿Lees muchos libros juveniles? ¿Tienes alguna recomendación para tus lectores españoles?

Leo todo el tiempo y todo tipo de géneros. No estoy segura de qué libros se han traducido al español, así que os voy a dar el enlace a mi lista de recomendaciones, que actualizo regularmente: https://www.goodreads.com/review/list/1246837-maggie-stiefvater?shelf=recommended.

¿Qué dicen nuestros lectores?
alejandramia en Palabras envenenadas: Me fascina este libro. Gracias ...
eder en El secreto de la última luna: Hola me gustaría conseguir el libro, ¿dónde lo puedo encontrar, ...
MW en Carne de piedra (Reckless I): Este libro es una absoluta obra de arte....
Stefany en Noches blancas: Para ser honestos, este ha sido uno de los libros que más ha llam...
Xenia Hernández Quevedo en Caraval (primera parte de la saga): La verdad es que me encanta el libro, me dio mucha pena terminarl...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras