El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Kiera Cass, autora de La Selección y La Sirena.
Rocío Carmona, autora de La gramática del amor y El corazón de Hannah
Leer más...

RESEÑAS

León Kamikaze Álvaro García HernándezLa espada del tiempo (Magnus Chase y los dioses de Asgard I) Rick RiordanLady Midnight (Cazadores de Sombras. Renacimiento I) Cassandra ClareY todos miramos al cielo Tommy WallachTierra Firme (Trilogía Martín Ojo de Plata I) Matilde AsensiEl amor en los tiempos del cólera Gabriel García Márquez
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

 ENTREVISTA 

Maite Carranza

El Templo #3 (abril 2008) por R. A. Calle Morales


Localizamos a Maite Carranza, escritora, guionista, antropóloga, profesora y madre (todo ello a intervalos no necesariamente equitativos), para que nos hablase de su trayectoria como escritora y sus proyectos futuros.

Tu obra es principalmente infantil, aunque también hay libros juveniles. ¿Quiénes son más difíciles de complacer, los niños o los jóvenes? O al revés si lo prefieres ¿Qué es más fácil? ¿Lidiar con una "Margarita Metepatas" o buscarle un novio a una hermana?

La literatura infantil, entendida como aquella dirigida a menores de 11 o 12 años, es un territorio de tópicos y malentendidos entre los cuales me irrita especialmente el que considera a los niños como adultos de bajo coeficiente intelectual. Eso genera una subliteratura para niños donde prima la estupidez.

Los niños y sus procesos cognitivos son diferentes a los adultos y en su especificidad se esconde el misterio. Equivocadamente podemos pensar que resulta fácil puesto que el número de páginas de las colecciones infantiles es menor y los argumentos de las historias que narramos deben ser más simples, el lenguaje más directo y la acción más clara. Y en eso, precisamente, reside la dificultad. Conseguir explicar una historia conmovedora, divertida, o emocionante con una estructura dramática contundente, con pocas palabras y de una forma eficaz , sin que falte ni sobre una coma resulta tremendamente difícil. Ya lo dice el refrán: lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y para acabar de complicarlo la literatura infantil debe sustentarse en la oralidad y las imágenes. Si un cuento no resiste la prueba de ser leído en voz alta o no inspira al ilustrador el fracaso es evidente. La magia de la literatura para niños se nutre del oficio de los cocineros sabios que dosifican los ingredientes de sus recetas.

A mi, personalmente, me cuesta más escribir para niños que para jóvenes, aunque no me rindo y continuo –cabezota que soy- explorando posibilidades.

El mundo de los adolescentes, por otra parte, me resulta sumamente atractivo y cuanto más me zambullo en él más me doy cuenta de que es una fuente inagotable de historias. Tal vez porque los adolescentes y los más jóvenes sí que son ya proyectos adultos sin pulir que aun conservan la ingenuidad de su infancia, pero que desean desesperadamente ser reconocidos como miembros de pleno derecho de la sociedad. Los adolescentes son artilugios generadores de conflictos dramáticos que cambian de envoltorio con las modas, pero que se nutren de problemas eternos y atemporales. Irresolubles tal vez, pero apasionantes. Un caramelo para los escritores.

¿Planteas tus libros como un guión de cine o los visualizas como tal antes de escribirlos? ¿Es diferente la "magia" del cine de la que pueda transmitir un libro?

Debo mucho a la escritura de guiones y a mi experiencia como profesora de talleres de escritura de guiones. Evidentemente, uso todos los conocimientos de mi oficio para planificar mis libros y me sirven para construir mejor las estructuras argumentales, concebir poliédricamente a mis personajes, visualizar las escenas y dialogar con más eficacia.
Y a pesar de ello diferencio mucho entre guión y literatura. No he supeditado ninguna novela mía a una hipotética adaptación. Cine y literatura son dos medios diferentes y prefiero disfrutar cada uno de ellos por separado. La literatura permite una mayor libertad expresiva puesto que la palabra no tiene límites presupuestarios. La literatura no entiende de decorados, extras, especialistas, cástings, localizaciones, noches, efectos especiales ni músicas. La literatura otorga al creador una libertad espacial, temporal y subjetiva que el cine y la televisión no permiten. Cuando escribo literatura aprovecho la oportunidad de poder perderme en esos derroteros que me están vetados cuando soy una guionista.
Por otra parte, la magia que pueda desprender una novela será mérito mío. La magia que desprenda una película es mérito de muchísimas personas y, por desgracia, una buena escritura puede echarse a perder por un mal rodaje, un mal casting o una mala producción.

Volver arriba

¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

lucia en Un beso en París (primera parte de la saga): Fue como amor a primera vista. Desde que lo leí como en el 2012, ... Leer comentario

LIBROS ME ENCANTAN .COM en Rebelión en Verne: Una grandísima preciosidad, me encanta. Es un libro super hiper m... Leer comentario

María A.D. en Jungla de saltamontes: Un libro increíble. La relación entre los personajes es fantástic... Leer comentario

María A.D. en Will Grayson, Will Grayson: Este libro es simplemente increíble. John Green se ha superado un... Leer comentario

Sheri en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Un libro increíble, mi favorito sin duda.... Leer comentario

Esperanza en Tempus Fugit. Ladrones de almas: Me encantó y lo leí en una noche desde que "me iba a ir a la cama... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
LA LÍNEA DE «EL TEMPLO»
ÚLTIMO NÚMERO