Último número
Entrevistas
Catalina González Vilar, autora de Las lágrimas de Naraguyá y Los coleccionistas.
Philip Pullman, autor de La materia oscura y El libro de la oscuridad.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Entrevista a...

Pedro Riera

El Templo #34 (junio 2013)
Por Estefanía Moreno
3.928 lecturas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
Aunque a Pedro Riera lo conozcamos por su saga Hombre lobo, ha trabajado en televisión, cine y publicidad, y también como fotógrafo para Associated Press y diversas ONG. Ha vivido en Bosnia y Yemen, y de esas experiencias han salido un par de libros y una novela gráfica. En esta entrevista, Pedro Riera nos enseña a la persona que hay tras esos libros y nos cuenta algunas anécdotas de su vida.

La mayoría de lectores jóvenes te conoce por la saga Hombre Lobo y por la novela independiente La criatura del bosque, pero en 2007 publicaste La leyenda del Bosque sin nombre con Alfaguara. ¿Qué nos puedes contar sobre ella?

La leyenda del Bosque sin nombre narra, en un tono que evoca el de los poemas épicos, las aventuras de una docena de animales que se ven obligados a abandonar sus respectivas comunidades porque son diferentes a los demás y por ello son perseguidos. Todos encuentran refugio en el mismo bosque. Es una novela sobre la esperanza, que tiene muchos niveles de lectura. Mi idea era que la disfrutaran tanto los niños como sus padres. Para mí es un libro muy especial porque gracias a él descubrí que quería dedicarme a la literatura juvenil. Encima ganó el premio CCEI 2008, con lo que sigue funcionando muy bien gracias al tirón que tiene en las escuelas.

Parece que en tus últimas cuatro novelas hay un tema recurrente, que es la presencia de un monstruo. ¿A qué se debe esta fascinación por ellos?

Aunque admito que me fascinan los monstruos, yo no los pondría a todos en el mismo saco.

El Bichogordo, el monstruo de La criatura del bosque, es un personaje que encarnaba yo cuando mis sobrinas eran pequeñas. Siempre que las iba a visitar, me ponía a lanzar rugidos desde la puerta (los vecinos debían de estar encantados conmigo) y yo las oía correr por toda la casa, aterradas y muertas de risa, buscando un escondite y gritando: «Que viene el Bichogordo, que viene el Bichogordo...». La idea de un monstruo que persigue a unos niños para hacerlos felices me pareció muy bonita. Ése fue el núcleo a partir del que empecé a construir la novela.

Mi obsesión por los hombres lobo, en cambio, viene de mis pesadillas de infancia. Para mi octavo cumpleaños, mis padres me montaron una fiesta en la que hicieron un pase de películas de Super-8. Como yo era el homenajeado, me dejaron elegir una. Elegí una sobre un hombre lobo. Me aterró de tal forma que estuve teniendo pesadillas a diario durante un año entero. Para superarlas, mi cabeza de niño dio con un mecanismo extraordinario, y es que, mientras las estaba teniendo, empecé a ser consciente de que solo eran pesadillas, con lo que me pude relajar y disfrutar de ellas. Como quien va al cine a ver una película de terror, pero una película extremadamente realista. Todo un placer. Supongo que en aquellas pesadillas está también el origen de mi fascinación por los monstruos.

¿Qué dicen nuestros lectores?
luna en El viajero (La Puerta Oscura I): ¿Dónde se puede comprar ese libro?...
hola en Pulsaciones: Este libro yo lo tengo y es reentretenido, lo leí como cuatro vec...
Luisa en El futuro es femenino: En mi opinión el libro no me ha gustado para nada, siento que aga...
dandyboy en En el círculo del tiempo: El arranque es bueno pero el desarrollo me decepcionó un poco, po...
Ange en Mi primer beso: Esperaba más de este libro, sobre todo después de oír tanto sobre...
Mitzy en El secreto de la última luna: ¡Hola! Me encantó la película, me gustaría saber cómo se llama el...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número