Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Entrevista a...

Shannon Hale

El Templo #19 (diciembre 2010)
Por Carlota Echevarría
5.600 lecturas
¿Sabías qué...?

♦ Su primera novela, La princesa que hablaba con el viento, está basada en La cui­dadora de gansos, el cuento recopilado por los Hermanos Grimm.

La princesa que hablaba con el viento es el primer volumen de la saga de Bavie­ra, que continúa con El fuego de Enna, Los secretos del río y Forest Born (Nacida del bosque). En España los publicó Oniro (en el caso de los dos primeros, en la colección La lámpara mágica), pero por ahora no está prevista la publicación del cuarto.

♦ Cada volumen de la saga de Baviera tiene un protagonista diferente y narra una historia independiente, aunque los personajes principales aparecen en todos los libros.

♦ Aunque El fuego de Enna y Los secretos del río no guardan relación con ningún cuento de hadas, Shannon Hale decidió adaptar también el cuento La doncella Maleen en la novela que en castellano se titula El diario de los mil días.

♦ La ambientación de El diario de los mil días está inspirada en Mongolia. Sus pa­dres pasaron dos años allí como voluntarios y las historias que contaban le fascina­ron, así que empezó a investigar sobre el tema. Su cultura inspiró los nombres de los Ocho Reinos y la idea de que las canciones sirven para curar.

♦ Además de sus cinco novelas juveniles, ha publicado dos novelas para adultos, Austenland y The actor and the housewife (El actor y el ama de casa), y un cómic basado en el personaje de Rapunzel, escrito a medias con su marido.

♦ Su próxima novela es Midnight in Austenland (Medianoche en Austenland), que continúa la historia de Austenland.

♦ Tiene cuatro hijos pequeños. Los dos últimos son gemelos y nacieron a finales de septiembre.

♦ Ahora mismo está muy ocupada con sus niños, pero desde hace un par de años tie­ne un nuevo proyecto de novela juvenil: se titula Daisy Danger Brown y por ahora sólo sabemos que será una trilogía de ciencia ficción.

♦ Si se te da bien el inglés, no dejes de visitar su página web: www.squeetus.com/stage/main.html Además de información sobre sus li­bros, de las consabidas preguntas frecuentes y de un enlace a su blog, que ac­tualiza regularmente, puedes encontrar un relato de “elige tu propia aventura” y consejos sobre el trabajo del escritor.


 

La cuidadora de gansos, La doncella Maleen, Rapunzel… ¿Tienes intención de adaptar algún otro cuento de hadas? ¿Escogiste estos porque son tus favori­tos?

En realidad los cuentos que deci­do adaptar son aquellos que, en cierto modo, me molestan, los que me llaman la atención y hacen que me pregunte co­sas. Por ejemplo, en El diario de los mil días me molestaba que el cuento original no diese importancia a la historia de la doncella y por eso decidí que el libro es­tuviese narrado desde su punto de vista. ¡Y había tantas preguntas que quedaban sin respuesta en La cuidadora de gansos que necesitaba indagar y averiguar todo lo que pudiera!

En los últimos años se han publicado bastantes libros inspirados en cuentos de hadas. En tu opinión, ¿cuál es la cla­ve para una buena adaptación?

Yo creo que adaptar un cuento su­pone contestar preguntas. No es suficien­te con alargar la historia. El escritor ne­cesita meterse en el cuento, entenderlo y desarrollar un mundo en el que tenga sentido.

¿Vas a escribir una continuación a El diario de los mil días, como hiciste con La princesa que hablaba con el vien­to?

Me encanta el mundo de El diario de los mil días y he pensado en otras his­torias que se desarrollan en ese lugar, pero por ahora no estoy escribiendo nin­guna. ¡Quizá algún día!

El diario de los mil días parece ser el relato de una doncella que pasa siete años en la torre y acaba siendo mucho más. ¿Por qué elegiste relatar esos días en la torre y no resumirlos, como hace el cuento?

Para mí, lo importante de una his­toria son los personajes: Dashti y su se­ñora evolucionan a lo largo del libro y yo quería dedicar a su estancia en la torre las páginas que fueran necesarias para comprender cómo eran los personajes al principio y cómo son al final. Era arries­gado empezar un libro en un entorno tan limitado, con las dos protagonistas en­cerradas en una torre durante años. No quería transmitir claustrofobia, pero me fascinaba esa parte de la historia: por qué la sirvienta elegiría sufrir también el encierro en la torre y qué sabría la se­ñora sobre Lord Khasar para preferir la oscura torre antes que casarse con él.

El diario de los mil días es muy buen título. ¿Escoges tú los títulos de tus li­bros o son sugerencia de la editorial? ¿Alguno de tus libros tenía uno diferente en los primeros borradores?

¡Gracias! Yo escojo los títulos. El diario de los mil días originalmente era Diary of a Lady’s Maid (Diario de una doncella), pero era un poco soso y a mi marido se le ocurrió que podía titular­se Book of a Thousand Days. River Secrets (Los secretos del río) al principio se titula­ba City of Rivers (Ciudad de ríos). Todos los demás con­servan sus títulos originales.

¿Qué autores (o libros) dirías que han ejercicio una clara influencia en tu obra?

Leo tantísimos libros y autores diferentes, que creo que todos deben de haberme influenciado de algún modo. De niña, mis autores favori­tos eran Robin McKinley, Lloyd Alexander, Joan Aiken, Patricia McKillip, y Anne McCaffrey. Yo creo que lo que leemos de pe­queños crea el mapa de nues­tra imaginación así que, para un escritor, los favoritos de la infancia son muy importan­tes.

En tus novelas juveniles, la protagonista suele ser una chica con una fuerte perso­nalidad. ¿Crees que los personajes sir­ven de ejemplo a los lectores? ¿Inten­tas transmitir ciertos valores a través de tus libros?

No intento dar lecciones de moral a través de mis libros. Creo que es mejor que el lector saque sus propias conclu­siones. Intento crear personajes realistas que vivan una vida genuina y auténtica, y espero que eso se filtre de manera natural. Desde mi punto de vista, las chicas son fuertes, podero­sas, listas e interesantes, así que supongo que por eso mis personajes también tienden a serlo.

 

Por ahora todos tus libros juveniles transcurren en un mundo fantástico, similar a la Edad Media; algo así como el mundo de los cuentos. ¿Hay algún motivo por el que sue­las escribir fantasía?

La fantasía era mi género fa­vorito de pequeña y siempre he buscado escribir libros que me hubiesen gustado entonces y me sigan gustando ahora. La ambientación de los cuentos de hadas es muy útil para un escritor: podemos enviar a los lectores al mundo de los cuentos, un lugar donde enfrentarse a los peligros y tomar decisiones difíciles, y luego volver al mundo real cambiados. Es emocionante y, a la vez, útil. Los adoles­centes tienen que tomar mu­chas decisiones difíciles cada día. Yo creo que este tipo de libros les permite pensar con los personajes y a la vez apren­der más acerca de sí mismos.

¿Qué nos puedes contar sobre Daisy Danger Brown?

Pasé un año escribiendo el primer borrador de esta trilogía y entonces me di cuenta de que no estaba yendo a dónde yo quería. Así que me tomé un descanso durante el cual escribí otro libro y espero volver a Daisy Danger Brown con nuevas energías. Es mi primera novela juvenil con una ambientación contemporánea, y es una aventura de ciencia ficción con súper héroes.

Hemos leído en tu web que escribiste muchísimos borradores de La princesa que hablaba con el viento. Con la prác­tica, ¿has conseguido simplificar este proceso? ¿Cuál es la lección más impor­tante que has aprendido en estos años que llevas escribiendo?

Escribí unos treinta borradores de La princesa que hablaba con el viento (y al menos cincuenta versiones del primer capítulo) y ahora escribo unos doce. He aprendido a hacer los grandes cambios en cuanto me doy cuenta de que los ne­cesito, y a eliminar escenas, capítulos y personajes si la historia lo requiere. Solía ser más comedida en mis ediciones, por eso me llevaba tanto tiempo. Ahora soy más drástica, así que necesito menos bo­rradores. Pero aún así, reescribo muchí­simo: nunca me convencen mis primeras versiones.

Has escrito Rapunzel’s Revenge (La venganza de Rapunzel) y Calamity Jack con tu marido. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de escribir junto con otra persona? ¿Qué diferencias encuentras entre escribir un cómic y una novela? 

Siempre lleva más tiempo colabo­rar con alguien que escribir solo. La ma­yor ventaja es la diversión de trabajar con alguien que amo y respeto, y crear una historia que no hubiese podido cons­truir yo sola. Escribir un cómic se parece mucho a escribir un guión. Nosotros nos encargamos del diálogo, preparamos una descripción de la acción, y luego se lo pasamos al ilustrador, que interpreta el papel de los actores, diseña los escena­rios, etc. Me encanta el proceso, estoy muy satisfecha con los libros y me en­cantaría repetir la experiencia, pero sólo con mi marido: me deja ser mandona y me quiere de todos modos.

 

¡Gracias por la entrevista! Estoy muy contenta de que mis libros se ha­yan traducido al español; es mi segundo idioma y le tengo especial cariño. Viví durante un tiempo en Mexico y Paraguay y espero poder visitar España algún día. Además mis primos y mi tía viven en Bar­celona.

¡Saludos!

¿Qué dicen nuestros lectores?
El dador de recuerdos en Si decido quedarme (Si decido quedarme I): Un libro que nos enseña mucho sobre la vida, y no solo en situaci...
Laia en La lección de August (Wonder I): Me encantó el libro, me he leído el libro y también he visto la p...
Jonathan en La historia interminable: Considero La historia interminable un libro imprescindible...
iker alvarez en La Casa del Miedo: Me ha gustado el libro....
txatxe en Insu-Pu: la isla de los niños perdidos: Me mandaron comprarlo para la clase en Mercedarias y lo que no en...
Nepe en La lección de August (Wonder I): El libro me encantó, lo recomiendo mucho y muy buena reseña. ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras