El Gato Templario

ÚLTIMO NÚMERO

Último número

ENTREVISTAS

Maite Carranza, autora de Palabras envenenadas y Una bala para el recuedo
Leer más...

RESEÑAS

Giant Days John Allison, Lissa Treiman, Max SarinUn mundo feliz Aldous HuxleyLo siento, Leonard Peacock Matthew QuickEl valle oscuro Andrea ToméSupersorda Cece BellWarcross (Warcross I) Marie Lu
Leer más...

¿QUÉ TE APETECE LEER?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Jerebeque ¡PRUÉBALO! Jerebeque

Jerebeque NOTICIAS LITERARIAS Jerebeque

Todo eso que nos une: el retelling feminista de Heidi

Seguramente conozcas a Ana Campoy por sus libros infantiles (Las aventuras de Alfred y Agatha, El dragón del parque Güell) o por La Cronopandilla, la novela ganadora de la última edición del Premio Jaén. Tras varios años escribiendo infantil, este mes de mayo ha publicado su primera novela juvenil: Todo eso que nos une, y el pasado día 10 pudimos ir a la presentación en La Central para conocer un poco más del libro.

Todo eso que nos une da una vuelta de tuerca al personaje de la señorita Rottenmeier, la estricta institutriz de Heidi, y la presenta como una mujer con carácter que lucha por cumplir sus sueños. Al igual que en Maléfica (Robert Stromberg, 2014) o en Wicked (Gregory Maguire), da profundidad a un personaje del que solo conocíamos una faceta. La historia desde su punto de vista es muy diferente: Anne Rottenmeier llega a Frankfurt con la intención de estudiar violonchelo. Para sacar algo de dinero, busca trabajo cuidando de una niña enferma, Clara, pero de pronto se encuentra con que también tiene que cuidar de Adelaida, una niña revoltosa que ni siquiera habla su idioma. Lo que más le interesaba a Ana Campoy era el personaje de la institutriz, pero por lo demás su novela se separa bastante de la de Johanna Spyri. Por ejemplo, Todo eso que nos une transcurre en la actualidad, y Clara no es paralítica sino que tiene un problema de riñón.

En la presentación, Ana estuvo acompañada por nuestra compañera Carlota Echevarría, que le fue haciendo preguntas sobre los distintos temas del libro. Así averiguamos que la trama gira en torno a cuatro mujeres (Adelaida, Clara, Anne Rottenmeier y Dete, la tía de Adelaida), y que uno de los ingredientes fundamentales de la novela es la sororidad entre ellas. También descubrimos el significado de la portada: Clara y Anne no están unidas por algo físico, como si se dieran la mano, sino por la mente: una unión más abstracta e intelectual.

¡Esperamos que esta sea la primera de muchas novelas juveniles de Ana Campoy!

165

El crossover más ambicioso de la colección Alandar

El Museo ABC de Dibujo e Ilustración fue testigo el pasado jueves de uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años en el campo de la literatura juvenil: Aurora o nunca.

La editorial Edelvives había lanzado la convocatoria para la presentación de una novedad que llevaba meses apareciendo misteriosamente en perfiles de diferentes autores. En sus redes, se podía ver el armazón de un barco abandonado y unas palabras que conducían a un lugar: Aurora.

Así pudimos conocer Aurora o nunca, una novela escrita por la mano de diez de los autores españoles con más premios en su haber: Ana Alcolea, Jesús Díez Palma, David Fernández Sifres, Alfredo Gómez Cerdá, Jorge Gómez Soto, Paloma González Rubio, Daniel Hernández Chambers, Rosa Huertas, Gonzalo Moure y Mónica Rodríguez.

Y por si los prestigiosos nombres que firman la novela no impresionaran de entrada, la editorial se animó a reunir a los diez el pasado jueves para presentar el libro en Madrid. Así, acompañados del pianista Miguel Huertas, fueron subiendo al escenario mientras leían algunas de las palabras que nos introducían como espectadores en Aurora. La música ambiental, las olas que se oían de fondo y la penumbra de la sala crearon la atmósfera perfecta para a presentación.

La novela se centra en Aurora, un pueblo costero en el que sus habitantes a veces vislumbran un misterioso navío que surge de las profundidades del mar, en torno al que se ha creado una leyenda muy trágica. Como pudimos saber, la historia no es una simple compilación de relatos, sino que es en realidad una especie de juego literario al más puro estilo del «cadáver exquisito». Daniel Hernández Chambers fue quien tuvo la idea original y fue tratando de embaucar a las distintas personas involucradas. Pudimos enterarnos de la existencia de las llamadas reuniones aurorianas y saber que los autores fueron cambiando desde que se concibió el proyecto. En un inicio, por ejemplo, contaban con David Lozano, a quien tuvieron que echar del proyecto, nos contaban entre risas, porque había asesinado a toda la población de Aurora al comienzo de la novela, mientras que Ana Alcolea se unió en los últimos momentos de la concepción del proyecto.

A través de una ronda de preguntas cortas donde todos participaron, los diez afirmaron haber disfrutado de la experiencia y concluyeron que Aurora se había convertido en un lugar común para ellos, un espacio literario al que quizá volvieran de alguna forma en el futuro.

Tras una dilatada charla, se sirvió un cóctel para que los asistentes pudieran compartir impresiones con los autores, momento en el que algún intrépido templario se propuso llenar su ejemplar con las firmas de los diez escritores.

179

Un Mandarache de habitaciones y leones

Si la mayor recompensa para un artista es el amor de su público, ser galardonado con los premios Mandarache o Hache tiene que encontrarse entre los mayores honores que puede recibir un autor. Y es que el jurado que concede este galardón está compuesto, en el caso del primero, por cinco mil jóvenes procedentes de las tres Cartagenas (la española, la colombiana y la chilena); y en el segundo, por más de dos mil adolescentes españoles de entre doce y catorce años.

Este año los premiados han sido, respectivamente, La habitación de Nona, libro de relatos de Cristina Fernández Cubas, y León Kamikaze, de Álvaro García Hernández, que ya había sido ganador en 2016 del Premio Gran Angular. Cabe señalar que para el Hache también recibieron gran cantidad de votos Caminos de libertad, de Maite Carranza, y Muéstrame la eternidad, de Daniel Hernández Chambers. La noticia se hizo pública la mañana del 27 de abril en el Palacio Consistorial de Cartagena, de la mano de un grupo de estudiantes del IES Carthago Spartaria. La gala, en la que los autores recibirán la estatuilla del premio y la dotación económica de 3.000 euros, todavía no ha tenido lugar: será el miércoles 9 de mayo y asistirán casi mil quinientos estudiantes.

Ambos premios forman parte del Proyecto Mandarache de Formación de Lectores, que lleva en activo desde 2004 y desarrolla estrategias para fomentar la lectura entre los jóvenes; tal es su labor que en el año 2014 recibió el Premio Nacional al Fomento de la Lectura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Si algo demuestran estos galardones año tras año es que los jóvenes sí que leen y que su voz merece ser escuchada.

176
123... 142 »
¿QUÉ DICEN NUESTROS LECTORES?

Sonar en Memorias de un amigo imaginario: ¿Se trata de una publicación estrictamente infantil?... Leer comentario

Vida en Memorias de un amigo imaginario: Tenía muchas ganas de leerlo. Acabado, mi veredicto es que es per... Leer comentario

Gaudis en Forbidden: Sinceramente, encontré este libro por error porque no tenía que m... Leer comentario

Katy en Esta, la vida: Me encanta leer, y leo perfectamente los libros que se me hayan a... Leer comentario

Arturo en Sueño del Fevre: La novela es buena, un poco comercial. El personaje del capitán a... Leer comentario

Victoria en Memorias de un amigo imaginario: Esto es perfección pura. ... Leer comentario

ÚLTIMAS NOVEDADES EN EL CATÁLOGO
#CITASCALLEJERAS
ÚLTIMO NÚMERO