Último número
Entrevistas
José Antonio Cotrina, autor de La deriva, La noche del espectro y La canción secreta del mundo.
Marissa Meyer, autora de Renegados, Sin corazón y Las crónicas lunares.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

Noticias literarias

El pasado martes nueve de abril, el anfiteatro de la Casa del Libro de Gran Vía viajó en el tiempo a un año 2500 aparentemente de ensueño. En esta línea temporal, la muerte es cosa del pasado: hace siglos que fue propagado un virus que concede la inmortalidad a la especie humana. Quizás esto te suene bien, pero solo hasta que expliquemos el porqué de ese «aparentemente»: cuando cumples doscientos años, tu organismo colapsa de golpe y no te queda otra opción que existir como conciencia en un cuerpo tan decrépito que no puede hacer nada por sí mismo. Este fenómeno es conocido como la Decadencia.

La cosa no queda ahí: hay toda una trama de conspiraciones, misterios ocultos y aventuras que Johanna tendrá que superar para encontrar una solución a este embrollo monumental. Johanna es la protagonista de la historia y casi cualquier cosa más que digamos sobre ella podría considerarse spoiler. Ese es uno de los motivos por los que la presentación de Infinitas mantuvo a todos los asistentes en vilo: la autora, Haizea M. Zubieta, fue presentada por su compañera de oficio Iria G. Parente, y las dos hicieron malabares para conseguir engancharnos a la novela sin desvelar ninguno de sus muchos secretos.

Un mundo tan complejo como el de Infinitas plantea cuestiones de lo más interesantes, así que es normal que el público se lanzara en la ronda de preguntas. ¿Qué pasa con la religión una vez que el ser humano se ha convertido en dueño y señor de la muerte? Si nadie puede morir, ¿no supondrá la superpoblación un problema grave? ¿Cómo influye la inmortalidad en la diversidad funcional? ¿Y en la jubilación? A pesar de tratarse de su primera novela, Haizea tenía respuestas para cada planteamiento; el trabajo de worldbuilding fue uno de los más importantes durante el desarrollo de la historia. 

Otro punto curioso del que se habló fue el proceso de creación de la portada. Haizea cuenta que antes de que Xulia Vicente —la ilustradora que dio vida a Johanna y a Laura— se pusiera manos a la obra, lo único que tenía claro es que quería que las chicas aparecieran dándose la mano y que no quedaran dudas sobre que Johanna era negra, para que el espectador la imaginara desde el principio tal y como es.

Durante el transcurso de la presentación también dio tiempo a hablar de la importancia de luchar contra tropos literarios como el bury your gays, de introducir a personajes femeninos diversos y fuertes y de contar infinitos chistes malos (créditos a la autora por este).

Categorías eventos literarios
186 lecturas

La Casa del Libro de Gran Vía es un lugar de encuentro entre autores y lectores, y rara es la semana en que no acoge algún evento literario. Pero, en ocasiones, allí también se habla de música, como hizo el miércoles de la semana pasada Gabriel Sánchez García-Pardo: profesor de teatro, escritor… y compositor de canciones mortales.

Así es El vals de las hadas malditas, la canción que da nombre a su última novela, que presentó junto a nuestro redactor Sebas G. Mouret en la céntrica librería madrileña. Guiado por su presentador, Gabriel nos descubrió la premisa de su libro: una canción que mata al instante a todo aquel que la canta, silba o tararea… salvo al Acordeonista Muerto, que ya no tiene nada que perder. Él es fue uno de los fallecidos durante la Noche del Velo, que maldice a todos aquellos que nacen y mueren durante ella. Jillian llegó al mundo esa noche, lo que la convierte en la protagonista de la novela y la conecta con una serie de escabrosos asesinatos y una peligrosa rebelión.

El vals de las hadas malditas es la primera incursión de Gabriel en la literatura juvenil, fruto de su afán por aplicar a la literatura fantástica los conocimientos sobre novela policíaca adquiridos en un máster de escritura creativa. Durante la presentación nos contó que la idea de la canción mortal nació mientras escuchaba uno de los temas de la banda sonora del videojuego Fable, compuesto por Danny Elfman. A partir de esa idea comenzó a tirar del hilo y a construir la trama haciéndose preguntas sobre el origen de la canción y su papel en la historia (él definió esta parte del proceso creativo como la «Teoría del ovillo de lana»). Después llegarían el susodicho acordeonista, Jillian y la Rebelión de las Cinco Caras.

Si tuviéramos que destacar las declaraciones clave del autor nos quedaríamos con dos: su trabajo tiene una gran influencia en su estilo, que define como «muy teatral», y la canción que mata existe realmente. Él no se atrevió a cantarla en la presentación, pero los más valientes podrán encontrar su letra y partitura entre las páginas de la novela.

«Mi acordeón aúlla una canción que habla de un largo invierno. Un compás asesino que solo yo me permito tallar en rimas escritas. Tú jamás lo repitas, porque este es el Vals de las Hadas Malditas».

Si la peligrosa canción de Gabriel ha despertado vuestra curiosidad, no perdáis de vista El Templo de las Mil Puertas. Publicaremos la reseña de la novela en el próximo número de la revista.

  

Categorías eventos literarios
203 lecturas

El lunes 26 de noviembre por la tarde tuvo lugar en Zaragoza la presentación de la novela Tú tan cáncer y yo tan virgo, escrita a cuatro manos por Begoña Oro y Alberto J. Schuhmacher. La novela ganó el premio Jaén de Narrativa Juvenil 2018 por tratar con delicadeza y humor un tema tan difícil como el cáncer.

 

/biblioteca/noticias/_2_7071bbc0.jpg

 

La presentación corrió a cargo de la escritora aragonesa María Frisa y la editora del libro Ana Palou, del sello Montena. María Frisa comenzaba el acto comentando que era un libro que, por fin, hablaba del cáncer como lo que es: una enfermedad y no un drama. Ana Palou resaltó el tono divertido, ligero, que habían conseguido los autores para acercarse a un tema en principio tan serio y triste como el cáncer. Para presentar un libro como este, qué mejor lugar que la Real Academia de Medicina de Zaragoza, situada dentro del edificio del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. Entre retratos de ilustres médicos y con la sala llena de lectores, Begoña y Alberto hablaron de cómo se conocieron, empezaron a intercambiar emails y poco después surgió la idea de escribir el libro a cuatro manos, en el que llevan trabajando desde 2015.

El libro está narrado a dos voces por los personajes protagonistas y explicaron en el acto que habían tenido que ser siempre conscientes de cómo hablaría cada uno de ellos. Por eso, hay cambios en el tipo de vocabulario, la sintaxis y las reflexiones que realizan los dos adolescentes. Begoña acudió al acto con la copia de alguno de los emails que habían intercambiado en el proceso de escritura y comentó que encontraron el título pronto y que la esencia del libro está en el título: el cáncer, la parte divertida, los dos protagonistas, el juego con el zodiaco, etcétera. Tú tan cáncer y yo tan virgo ha sido un libro muy pensado y muy riguroso, en especial desde el punto de vista más técnico-científico y los autores aprovecharon el momento para agradecer a las personas de diferentes campos de la medicina a las que habían consultado durante el proceso de escritura para que no se les escapara ni un solo detalle a lo largo de la novela. En este sentido, Alberto J. Schuhmacher insistió especialmente en la lucha contra la homeopatía y el dañino fenómeno de asociar el cáncer a una lucha, metáfora que nació hace décadas, pero que frustra los enfermos ya que no es necesaria esa presión lingüística.

Como curiosidad, al preguntarle a los autores por cómo se habían organizado para escribir una novela a cuatro manos, surgió inevitablemente el comentario de literatura vs. ciencia, pasión vs. razón, y Begoña Oro acudió rauda a comentar que la pasión de escribir algo con esa idea había surgido de Alberto, que él era la parte más pasional del proyecto y ella la más racional, a pesar de lo que los currículums de ambos pudieran hacer pensar. Y es que Alberto J. Schuhmacher es el jefe del Grupo de Oncología Molecular del Instituto de Investigación de Aragón y para Begoña Oro este no es el primer premio literario en su biblioteca personal. Y, desde luego, esperamos que no sea el último para ninguno de ellos, ya sea juntos o por separado.

Categorías eventos literarios
3.851 lecturas
¿Qué dicen nuestros lectores?
TQPP en El faro de los acantilados: No me gusta el libro, vivan las películas....
erika en ¡Buenos días, princesa! (El Club de los Incomprendidos I): Me encantó este libro, ya que es un libro que me hace sentir iden...
Lector anonimo en Juegos inocentes juegos: Muy aburrido. ...
andy en Eleanor y Park: Bueno, personalmente el libro me encantó, tanto la trama (cómo se...
DJ loren en Sombras de la Plaza Mayor: Le daría un tres....
Mateo en Pulsaciones: Conocido con la mayoría de opiniones están muy creativas y alguna...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número