Último número
Entrevistas
José Antonio Cotrina, autor de La deriva, La noche del espectro y La canción secreta del mundo.
Marissa Meyer, autora de Renegados, Sin corazón y Las crónicas lunares.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

En casa de...

Jordi Sierra i Fabra

El Templo #2 (febrero 2008)
Por Carlota Echevarría
6.535 lecturas

Suelo hacer los guiones de mis libros lejos de casa, en aviones, aeropuertos, y sobre todo islas medio desiertas en las que me encierro durante días para estar tranquilo. Pero a la hora de escribir, lo hago en “mis casas”, con música a toda pastilla. En la de Vallirana, en medio de un bosque, he hecho dos de cada tres libros míos en los últimos 28 años. En la de Barcelona el resto. Estos son pues mis rincones secretos (ahora ya no tanto).

 

Aquí podéis ver mi mesa de trabajo. El despacho es enorme, 6 x 8 metros. Las paredes están llenas de posters de mis cantantes y grupos preferidos, también hay muebles con recuerdos de todos mis viajes por el mundo y un sinfín de trastos inútiles, porque nunca tiro nada. Suelo pasar aquí cuatro meses de junio a septiembre, encerrado, escribiendo. Es mi época de no viajar y la aprovecho.

 

Al otro lado del despacho, frente a mi mesa, están los muebles con todas mis obras editadas en España y el extranjero. Este es uno de ellos. En el centro de todo tengo un billar (español, de carambolas). A veces me relaja hacer algunas carambolas mientras pienso.

 

Delante de mi mesa de trabajo en mi casa de Barcelona tengo fotos de mis momentos más queridos, con cantantes todas menos algún deportista o escritor. Sobre el mueble, recuerdos de viajes. En el mueble están todos los guiones de mis libros y cuanto tiene que ver con lo que he hecho en mi vida de escritor.

 

  
 

Esta es la mesa en la que escribo en Barcelona, con mis ordenadores (tengo dos). Hago copias de seguridad por triplicado, siempre, y no salgo de casa sin un lápiz con lo último, por si pasara algo. Detrás tengo libros, CD’s, y a la izquierda mi tocadiscos, mi reproductor... todo a mano. A veces parece un caos, pero todo lo tengo muy controlado. Cuando empiezo un libro ha de estar muy limpio porque en su proceso acabo con montañas de papeles por todas partes.

 

A la derecha de mi mesa y por detrás se extiende mi discoteca, 30.000 discos (vinilo). Ahí está todo-todo, lo hecho entre los años 60 a los 90. Los CD’s los tengo en otro mueble del pasillo, junto a 10 armarios con los singles. En esta foto podéis ver parte de las estanterías de LP’s exclusivamente.

¿Qué dicen nuestros lectores?
titi vega en Nunca digas siempre: El libro no me gustó para nada, fue como cualquiera de esas histo...
Sandra en La colina de Watership: Yo vi primero la película de animación hace muchos años, y me fas...
HDP en Seis horas y unas gotas de sangre: Una grosería. El libro es muy grosero y nada educativo. ...
Luis en Se vende mamá: No he podido encontrar el libro....
Sara en Muerte en el Priorato: Al principio no engancha, pero conforme pasan las páginas se va v...
Mayté Vega en El Chico de las Estrellas: Es lo mejor, ayuda a las personas a superarse por sí mismas....
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número