Último número
Entrevistas
Pierdomenico Baccalario, autor de la saga Ulysses Moore, La Academia y Los zorros del desierto.
María Menéndez-Ponte, autora de El poso amargo del café, Nunca seré tu héroe, y Maldita adolescente.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

En casa de...

Jordi Sierra i Fabra

El Templo #2 (febrero 2008)
Por Carlota Echevarría
6.879 lecturas

Suelo hacer los guiones de mis libros lejos de casa, en aviones, aeropuertos, y sobre todo islas medio desiertas en las que me encierro durante días para estar tranquilo. Pero a la hora de escribir, lo hago en “mis casas”, con música a toda pastilla. En la de Vallirana, en medio de un bosque, he hecho dos de cada tres libros míos en los últimos 28 años. En la de Barcelona el resto. Estos son pues mis rincones secretos (ahora ya no tanto).

 

Aquí podéis ver mi mesa de trabajo. El despacho es enorme, 6 x 8 metros. Las paredes están llenas de posters de mis cantantes y grupos preferidos, también hay muebles con recuerdos de todos mis viajes por el mundo y un sinfín de trastos inútiles, porque nunca tiro nada. Suelo pasar aquí cuatro meses de junio a septiembre, encerrado, escribiendo. Es mi época de no viajar y la aprovecho.

 

Al otro lado del despacho, frente a mi mesa, están los muebles con todas mis obras editadas en España y el extranjero. Este es uno de ellos. En el centro de todo tengo un billar (español, de carambolas). A veces me relaja hacer algunas carambolas mientras pienso.

 

Delante de mi mesa de trabajo en mi casa de Barcelona tengo fotos de mis momentos más queridos, con cantantes todas menos algún deportista o escritor. Sobre el mueble, recuerdos de viajes. En el mueble están todos los guiones de mis libros y cuanto tiene que ver con lo que he hecho en mi vida de escritor.

 

  
 

Esta es la mesa en la que escribo en Barcelona, con mis ordenadores (tengo dos). Hago copias de seguridad por triplicado, siempre, y no salgo de casa sin un lápiz con lo último, por si pasara algo. Detrás tengo libros, CD’s, y a la izquierda mi tocadiscos, mi reproductor... todo a mano. A veces parece un caos, pero todo lo tengo muy controlado. Cuando empiezo un libro ha de estar muy limpio porque en su proceso acabo con montañas de papeles por todas partes.

 

A la derecha de mi mesa y por detrás se extiende mi discoteca, 30.000 discos (vinilo). Ahí está todo-todo, lo hecho entre los años 60 a los 90. Los CD’s los tengo en otro mueble del pasillo, junto a 10 armarios con los singles. En esta foto podéis ver parte de las estanterías de LP’s exclusivamente.

¿Qué dicen nuestros lectores?
Priscilla en El rebaño peligroso: ¡Hola! Se trata de un libro que se lee en un momento...
Priscilla en Ahora llega el silencio: ¡Hola! En una sociedad postapocalíptica donde el saq...
Lorenzo en Nunca seré tu héroe (primera parte de la saga): Es uno de los peores libros que he leído en mucho tiempo. Se not...
Kris en La materia oscura: Yo leí este libro cuando tenía 17 años (ahora tengo 32) y recuerd...
duiydhfhfgbdg en Skulduggery Pleasant: Derek, ¿por qué no te dan ya el premio al mejor escritor de la dé...
pepon en El mar: Estoy de acuerdo contigo, MarÍa Cristina, pero no hace falta que ...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número