Último número
Entrevistas
José Antonio Cotrina, autor de La deriva, La noche del espectro y La canción secreta del mundo.
Marissa Meyer, autora de Renegados, Sin corazón y Las crónicas lunares.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

En casa de...

Maite Carranza

El Templo #3 (abril 2008)
Por R. A. Calle Morales
5.092 lecturas

Trabajo en casa, en la buhardilla del tercer piso, con techos de tres metros de altura y grandes ventanales. Es un estudio amplio y luminoso, con paredes blancas y la presencia viva de mis dos lugares preferidos Turquía y México que me aportan los colores del killim y los tapetes de la mesa. La zona, el Mas Lluís de Sant Feliu de Llobregat, es tranquila excepto a las horas de patio de la guarderia que abrieron hace dos años muy cerca. Los lloros de los niños y los gritos me recuerdan que la vida continúa. Por lo demás miro a lo lejos y descanso la vista de la pantalla contemplando El Bruch, Montserrat y la Sierra de Begas.

 

Mi leonera en estado natural. Priman el desorden, el caos y una cierta sensción de “se está trabajando”. Y así es como sucede, cada mañana me siento ante mi ordenador y respondo mis e-mails, soluciono mis trámites y compromisos y luego abro infinidad de libros, saco papeles de todos los rincones, dejo mi bolso abierto sobre el sofá, desparramo el móvil, las llaves, los pañuelos... y comienzo a escribir en mis libros o guiones. Por ahí quedan tazas de café, post-its, agendas, carpetas y demás. Una vez cada quince días hago limpieza y cuando he finalizado una tarea larga me remango y reorganizo archivadores y papeles y lleno un montón de bolsas de basura.

 

A mis espaldas cuando trabajo, me siento protegida por mis libros. En estas estanterías más próximas, reorganizadas mil veces, he optado finalmente por la emotividad y el pragmatismo. Tengo mis libros en todas las lenguas, mi colección de literatura catalana y las obras de ficción y ensayo que me son útiles para la escritura de cada obra y para la preparación de mis clases ( imparto talleres de creación de guiones y de escritura literaria) . En mi pequeño televisor visiono películas y series que necesito para mi trabajo como guionista.

 

Mi mesa de trabajo, aparte de estar cubierta de papeles y servir sobretodo para mis llamadas telefónicas y mis reuniones, me sirve también para escribir a mano. Sólo lo hago en los esquemas iniciales o para elaborar listas. Soy fanática de las listas de tareas que a medida que voy solucionando voy tachando. Eso me produce una estúpida satisfacción.

El corcho que tengo a mis espaldas, algo friki, está atiborrado de recuerdos personales. Además de fotografías cargadas de simbolismo de mi familia y amigos, atesoro algunas joyas como un dibujo dedicado de un cocodrilo de puño y letra de Jesús Moncada que reza “una escriptora ximpleta” o una postal de Londres de los años 90 que guardo celosamente y donde se lee mi lema preferido “Life’s too short to dance with ugly men”, además de la fotografía de la Estación de Carranza, del valle de Carranza y del castillo de Albalat y el Sorell que según las crónicas perteneció a mis antepasados “Gil-Dolz del Castellar” y que cualquier día reconquisto. Toda esa ubicación geográfica, simbólica y familiar es por si me pierdo, lo cual ocurre muy a menudo teniendo en cuenta en los mundos en que me meto. El corcho, mi salvación, me sirve para encontrar la salida.

¿Qué dicen nuestros lectores?
Lauraa en Última llamada: Simplemente increíble....
Yazmín en La estrategia del parásito: Hola, ¿cómo están? Me encantó este libro, estuve tan con...
Javier en El teorema Katherine: Meh, está bueno; pero es uno más de John Green. En mi opinión per...
Corinto en Hija de humo y hueso (primera parte de la saga): Recientemente empecé a leer este libro, a pesar de que no es de m...
Dinasu en Desconocidos: Sinceramente no me ha gustado....
Joaquin en Al sur de la Alameda: Es un texto muy bueno, y no tiene nada de estereotipo, no le haga...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número