Último número
Entrevistas
José Antonio Cotrina, autor de La deriva, La noche del espectro y La canción secreta del mundo.
Marissa Meyer, autora de Renegados, Sin corazón y Las crónicas lunares.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

En casa de...

Paloma Bordons

El Templo #20 (febrero 2011)
Por Pablo C. Reyna (Cronista)
5.833 lecturas

Este es mi estudio, mi “palomar”. Es un pequeño cuarto en el ático de mi casa. En la foto se ven mis dos mesas, la de escribir, a la izquierda, y la de dibujar, a la derecha. Cuando me harto de escribir, o me bloqueo, me cambio de silla y me convierto en ilustradora por un rato.

 

Ahí estoy, mirando a las musarañas en mi sillón de pensar. Ese sillón tiene una historia. Cuando nos mudamos a esta casa el sillón ya estaba allí, en el cuarto que decidí convertir en mi estudio. Decidí sacarlo para tener más sitio y me resultó imposible. El sillón no cabía ni por la ventana ni por la puerta. ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Acaso ese cuarto había sido construido a su alrededor, sólo para alojarlo? Me resigné a compartir mi espacio con el misterioso sillón. Empecé a sentarme en él cuando me atascaba en mi trabajo y el ordenador saltaba una y otra vez al salvapantallas.
Podría decir que se me han ocurrido grandes ideas allí sentada. Pero lo cierto es que hay sitios que me inspiran más. El mejor de ellos, la ducha. Bajo el chorro de la ducha, por la mañana, a veces tengo pequeñas iluminaciones. Se ve que mi cerebro ha estado trabajando por la noche sin decirme nada y de pronto me ofrece una nueva pista para seguir una historia, o para resolver una trama. Pero claro, fotografiarme en la ducha no me ha parecido oportuno. Un sillón siempre es más literario y decoroso. Mi sillón de pensar. O de mirar a las musarañas.

 

Este poster está colgado en la pared de mi estudio, se puede ver en la foto anterior. El hombre de espaldas es Samuel Beckett, y abajo está reproducida en inglés una cita suya, que podríamos traducir como: “No importa, prueba otra vez, falla otra vez, falla mejor”. Es una lema que intento adoptar en mi trabajo. Me gusta tanto que hasta sale en uno de mis libros.

¿Qué dicen nuestros lectores?
Lauraa en Última llamada: Simplemente increíble....
Yazmín en La estrategia del parásito: Hola, ¿cómo están? Me encantó este libro, estuve tan con...
Javier en El teorema Katherine: Meh, está bueno; pero es uno más de John Green. En mi opinión per...
Corinto en Hija de humo y hueso (primera parte de la saga): Recientemente empecé a leer este libro, a pesar de que no es de m...
Dinasu en Desconocidos: Sinceramente no me ha gustado....
Joaquin en Al sur de la Alameda: Es un texto muy bueno, y no tiene nada de estereotipo, no le haga...
Últimas novedades en el catálogo
#CitasCallejeras
Último número