Último número
Entrevistas
Costa Alcalá, autores de La Segunda Revolución.
Margaret Stohl, coautora de Hermosas criaturas y guionista de La Capitana Marvel.
¿Que te apetece leer?

Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

¡Pruébalo!

IX Premio El Templo de las Mil Puertas a la mejor novela nacional independiente

El valle oscuro, Andrea Tomé
El valle oscuro, Andrea Tomé
Plataforma Neo

El rojo de la sangre, el blanco de las banderas, el negro de la pólvora: el retrato de una sociedad devastada por una guerra que parece no tener final. Al menos, el ojo bueno de Momoko no alcanza a contemplarlo. Sin embargo, ve fantasmas, mensajes ocultos en botellas y al yatagarasu, el cuervo que narra el futuro.

La combinación del tono onírico de la prosa, en ocasiones poética, de Andrea Tomé, con la crudeza del escenario logra una representación única de la experiencia de la Segunda Guerra Mundial para dos chiquillas japonesas: las pesadillas, como los sueños, se hacen realidad, y a pesar de todo, el amor aparece una vez más.

Por su ambientación rica en detalles, un estilo que denota madurez, dos protagonistas inolvidables y la valentía de la historia que cuenta, en El Templo de las Mil Puertas consideramos que la mejor novela nacional independiente publicada en 2017 es El valle oscuro, de Andrea Tomé.

Finalistas
Siempre será diciembre, Wendy Davies
Siempre será diciembre, Wendy Davies
SM

Todo el mundo odiaba, temía o ambas cosas a la vez, a Sam Flynn. Desde que murió al caer por el acantilado, las opiniones han cambiado. Excepto la de Sammy, su melliza, que lo sigue odiando, y la de su mejor amigo, Jay, el único que siempre lo ha querido. Nunca se separaban; tampoco la noche en la que murió. Para el mundo significa que hay un claro culpable.

Con unos personajes que agarran el corazón, lo pisotean y lo reconstruyen con la torpeza de la incertidumbre, Wendy Davies nos sumergen en el complejo proceso del duelo y los sentimientos de culpa. Dos voces verídicas y muy distintivas narran una historia en la que, asombrosamente, lo que predomina es aquello que no se puede expresar con palabras: la emoción.

La flor de fuego, Alba Quintas
La flor de fuego, Alba Quintas
Nocturna

El 20 de septiembre de 1999, John camina hacia el corazón del instituto mientras todos los alumnos corren en la dirección contraria. Se dirige al lugar donde están las armas, en el que están Chad y Landis, que han desatado con sus disparos el caos y la muerte en el instituto. Averiguar cuáles son sus motivaciones para enfrentarse a los dos asesinos y qué ha provocado la masacre son algunas de las respuestas que se van desentrañando en este libro.

La violencia en la adolescencia, el bullying, la amistad, los primeros amores y una profunda comprensión de la sociedad estadounidense son los temas que rodean la novela. A través de un formato fragmentario y experimental, con varias voces y un lirismo que retrata la crudeza de lo peor (y lo mejor) del ser humano, se construye este alegato por la paz.

Las palabras heridas, Jordi Sierra i Fabra
Las palabras heridas, Jordi Sierra i Fabra
Siruela

Saber leer y escribir en tiempos de guerra es un privilegio que en el servicio militar no todo el mundo tiene. El joven Li Huan es enviado a la prisión política más importante del país, donde está encerrada toda la intelectualidad de un país en guerra. Allí, él adquiere el papel de censor. Lo que no espera es que las palabras del preso 139, Wang Zhu, se conviertan en un arma contra sí mismo.

Sencillez e intimidad se dan la mano en una historia que nos recuerda por qué leemos y el poder que tienen las palabras como vehículo transformador de la sociedad. Con un protagonista en conflicto en una historia sobre la represión y la violencia, Jordi Sierra i Fabra presenta una novela de madurez, sincera y destacable entre su obra.

Rojo y oro, Iria G. Parente, Selene M. Pascual
Rojo y oro, Iria G. Parente, Selene M. Pascual
Alfaguara

Las luchas infinitas de los dioses se suceden, pero los mortales ya están cansados de ellos y de la desconsideración con la que los tratan. Asteria, la amazona convertida en gladiadora para liberar a sus hermanas, es un buen ejemplo. Esta vez, la discordia la ha sembrado Orión con la liberación su madre, Eris, la diosa del caos. Toda una ofensa para Hades, rey de los muertos, que no vacilará en hacer valer su apodo.

Iria G. Parente y Selene M. Pascual juegan a ser diosas de la antigua Grecia enredando y maquinando el sino de unos personajes sobre los que, de nuevo en Rojo y oro, recae la mayor parte de la atención. No en vano, se trata de vanidosos dioses.

Ganadores