¿Que te apetece leer?
Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Chica conoce chica
Rachael Lippincott, Alyson Derrick

Nube de Tinta
Reseñas de novedades El Templo#93 (abril-mayo 2023)
Por Carlota Bouwmans
2.826 lecturas

Dos chicas empiezan su primer año en la Universidad de Pittsburgh. Molly, tímida y socialmente inepta, está deseando dejar la etapa del instituto atrás y empezar de cero: compartir habitación, ir a fiestas, hacer amigos… y, ya que estamos, pedirle salir a Cora, la chica de la que lleva enamorada cuatro años y que va a estudiar la misma carrera que ella.

Alex, por otro lado, prácticamente huye de su pueblo en Pennsylvania para estudiar. Las cosas en casa no están bien: su madre alcohólica se gasta todo el dinero que Alex consigue ahorrar en bebida, y su novia Natalie está constantemente enfadada con ella por su falta de compromiso. Pero el primer día en Pittsburgh, en una fiesta, se le ocurre un plan que podría solucionar las cosas con ella: ayudará a Molly a ligarse a Cora, y así demostrará a Natalie que puede hacerse amiga de una chica y ayudarla a salir con la persona de sus sueños sin intentar seducirla en el proceso.

En Chica conoce chica, Rachael Lippincott y Alyson Derrick nos regalan una comedia romántica entre dos chicas que se alían para llegar a final de curso con novia («porque, al fin y al cabo, ¿qué podría salir mal?»). La novela, que se inspira en cómo se conocieron sus autoras, desprende el mismo estilo fresco y veraniego que La lista de la suerte, escrita por Lippincott. Si en aquella la protagonista era bisexual, en Chica conoce chica Alex y Molly son lesbianas; lo cierto es que ambas novelas han triunfado al traer historias de amor sáfico a las librerías.

Con un estilo fresco y juvenil, y a través de episodios alternos narrados por las dos protagonistas, acompañamos a Alex y Molly en su primer año de universidad, en el que vivirán experiencias típicas de ese momento: conocer a gente nueva, cursar asignaturas diferentes, explorar el campus, encontrar trabajo, enamorarse…

Los personajes son cercanos y muy realistas: la timidez de Molly está reflejada a la perfección (sus inseguridades, el miedo a quedar en evidencia y otras características de la ansiedad social que la paraliza en ocasiones), así como la fórmula para escapar de los problemas de Alex, que descubrirá que solo funciona a corto plazo. Ambas protagonistas se complementan: la torpeza de Molly se contrasta con el desparpajo y la desenvoltura de Alex, una combinación que, antes de que se den cuenta, las hace inseparables.

Chica conoce chica es la lectura ideal si buscas una novela entretenida, que te haga sonreír y que se lea de una sentada, del estilo de The falling in love montage o He besado a Shara Wheeler.