¿Que te apetece leer?
Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Dr. Slump
Akira Toriyama

Planeta DeAgostini
La Comicteca de El Templo El Templo#13 (diciembre 2009)
Por Sandman
11.426 lecturas

Todo el mundo conoce a Akira Torimaya por su obra más famosa, Dragon Ball, esa versión moderna del mito del rey mono, con combates de artes marciales, kame-kames y alta tecnología que cabe en un cápsula. Pero antes de ese mega éxito planetario, este autor se dio a conocer con las absurdas aventuras de la niña robot Arale Norimaki. Ese manga vuelve a aterrizar de la mano de Planeta Agostini en una nueva edición (Ultimate Edition) mejorada y revisada con respecto a la que ya tuvo a finales de los 90.

¡Bienvenidos todos a Villa Pingüino!, un precioso pueblecito donde vive el Dr. Sembei Norimaki, genial científico creador de Arale, acompañado de un montón de personajes, a cada cual más zumbado, como Akane, su amiga gamberra, su compañero de clase Pisuke, el angelito Gatchán o el superhéroe extraterrestre Suppaman. Todos ellos con un excelente diseño en el apartado gráfico (uno de los puntos fuertes de este autor, que ha llegado a crear personajes para distintos videojuegos) y una gran variedad estilística.

En este primer tomo asistimos, tras la génesis de Arale (tan fuerte e ingenua como Son Goku), a sus primeras aventuras en el colegio o a la prueba de diversos inventos del científico (desde el reductor/ amplificador de materia hasta la máquina del tiempo), en una acumulación de alocados gags, uno tras otro; y es que, si entras en el humor absurdo de Toriyama, las carcajadas están aseguradas. Una obra divertida y sin pretensiones que no busca una gran trama aunque, dentro de ese mundo disparatado, el autor se permite algunos juegos meta-comiqueros: como que en un momento dado un personaje del cómic haga referencia a otros mangas (Astroboy y Dorameon) o que Akane use (físicamente) una onomatopeya de la viñeta para golpear a un pájarraco que se burla de ella.

Una excelente ocasión para hacerse con esta obra por la que parece que no pasa el tiempo.