¿Que te apetece leer?
Cuéntanos qué quieres leer y el Recomendador te dirá qué libros encajan con tus preferencias.

Noches de verano en Taipéi
Abigail Hing Wen

Crossbooks
Reseñas de novedades El Templo#95 (Agosto-Septiembre 2023)
Por Carlota Bouwmans
817 lecturas

Todos los años, el gobierno de Taiwán organiza un programa de verano para jóvenes chino-estadounidenses con el objetivo de que reconecten con su cultura y aprendan sobre sus orígenes. Popularmente, se conoce como Loveboat.

Ever Wong nunca ha oído hablar de ningún barco del amor, ni tiene tiempo para ello. Su vida es un caos ahora mismo: en septiembre empezará la carrera de Medicina, cumpliendo el sueño de sus padres inmigrantes; sin embargo, su pasión es bailar. Cuando recibe una carta de admisión de una escuela de danza, Ever se encuentra en una encrucijada: ¿es capaz de renunciar al sueño de sus padres, por el que tanto han sacrificado, para perseguir el suyo propio?

Al final, ni siquiera tiene opción: sin consultarlo con ella, sus padres la han inscrito en Loveboat Taipéi, donde aprenderá mandarín, medicina china, caligrafía y otras disciplinas durante ocho semanas, así que no podrá asistir a la audición que le permitiría entrar en la escuela de danza.

Viajar a la otra punta del mundo no es la idea que Ever tenía en mente para su último verano antes de la universidad, y se sube al avión con un aire de derrota. Sin embargo, esta experiencia resultará ser mucho más emocionante de lo que espera; hay una razón por la que el programa se llama Loveboat, y es que si juntas a cientos de jóvenes en un mismo sitio… hay cosas que nadie puede evitar.

Si combinas romance con autodescubrimiento y lo enmarcas en un lugar tan interesante y desconocido para el público occidental como Taiwán, obtienes una historia que no quieres que termine.

A primera vista, el debut de Abigail Hing Wen es un romance adolescente, lleno de drama, nuevas experiencias, parejas que se forman y se rompen, amistades y malentendidos. Los diferentes intereses amorosos nos mantienen en vela, aunque los conflictos y desventuras de algunos personajes puedan llegar a extremos excesivos, resultando inverosímiles.

No obstante, el aspecto verdaderamente destacable del libro es cómo maneja la identidad chino-estadounidense. Ever siempre ha sido la única chica china en su clase; se ha enfrentado a sesgos, ha visto cómo insultaban a sus padres por la calle, se ha sentido marginada. Sin embargo, en Taipéi encuentra a gente como ella ―jóvenes que pertenecen a Estados Unidos pero llevan China en su ADN―, y se crea un sentido de comunidad entre todos ellos que no podría nacer de ningún otro sitio. Reconocer el racismo, abordar los estereotipos y sentirte orgulloso de tu herencia también forma parte de la experiencia de Loveboat, y Ever no será la misma cuando vuelva a casa que cuando cogió el avión rumbo a Taiwán.

Noches de verano en Taipéi no es un libro perfecto: nos habría gustado que se diese más importancia a la experiencia de vivir en un país desconocido durante dos meses y a los altibajos que eso implica, y quizá encajaría más como un libro autoconclusivo. Aun así, es una novela que se disfruta de principio a fin, y supone una propuesta original e interesante para los amantes del romance.